Luis Majul: "Alberto "grogui", Pablo Moyano tiene miedo y los ministros que ahorran en dólares"

Luis Majul
Luis Majul LA NACION

Luis Majul, en LN+

14:08
Video
(0)
18 de septiembre de 2020  • 04:29

  • Los argentinos somos cada vez más pobres. Un billete de mil pesos equivale a 7 dólares. ¿Te pusiste a pensar, qué podés comprar con mil pesos? Mejor, ni lo pienses, porque te vas a amargar. Mientras tanto, el presidente Alberto Fernández, de visita en Mar del Plata, anunció que el Gobierno, o los argentinos vamos a "encender la economía". ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿A partir de qué año? La vicejefa de gabinete, Cecilia Todesca, le dijo esta mañana a Antonio Laje que el Gobierno estaba viendo "recuperación del salario real". ¿En serio la está viendo, o nos están tomando el pelo? Los argentinos están cada vez más enojados. Pero un día, la rebelión de los mansos se terminará consumando. Y ese día, habrá que agarrarse. Porque el resultado puede ser incierto.
  • Para colmo, desde el propio peronismo, el peronismo clásico, el pejotismo, el del conurbano, el de los intendentes, es decir, el que representa Eduardo Duhalde, salen a decir -Duhalde sale a decir- que Alberto está "grogui". Como cuando estaba grogui De la Rúa. Como cuando estaba grogui él mismo, cuando tuvo que hacer todo el trabajo sucio para dejarles el camino despejado a Néstor Kirchner y a Roberto Lavagna.
  • Por supuesto, lejos estoy de querer defender al Presidente. Sí, me preocupa, y mucho. Cuando dentro del peronismo se empiezan a atacar mal. Porque eso preanuncia mucho, pero mucho desbarajuste. Y me preocupa, más todavía, que para mantener un mínimo equilibrio que le permita gobernar, Alberto haga concesiones a Cristina que en otro momento serían impensables. ¿Era necesario que el Presidente firmara el decreto de desplazamiento de Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli, al otro día del mamarracho en el Senado? ¿Es por eso que Duhalde sostiene que Alberto parece grogui? ¿No se exponen, Alberto y Cristina también, a un rechazo de la Corte que los deje a ambos mal parados? Pero volvamos por un momento a la economía real.

  • Ayer, Alberto Fernández dijo que hacen falta dólares para producir, no para guardar. Lo hizo horas después de endurecer el cepo. Sin embargo, la mayor parte de su gabinete y de sus hombres de confianza, ahorran en moneda norteamericana. Según la información, que se desprende de los datos patrimoniales que presentaron la mayoría, cuando asumieron sus cargos, de un total de 30 solo 5 no declararon ahorros en dólares. Ni Alberto, ni Cristina, ni María Eugenia Bielsa, ni Matías Lammens, ni Matías Kulfas. Pero todos los demás no se privaron de hacerlo.
  • Ni Máximo Kirchner, con el equivalente en dólares, de 107 millones de pesos. Mercedes Marcó del Pont, con casi 13 millones de pesos. Tristán Bauer, con más de 10 millones de pesos. Cecilia Todesca, con 7.900.000 pesos. Juan Manuel Olmos, con más de 6 millones y medio de pesos. Roberto Salvarezza con casi 5 millones de pesos. Marcela Losardo, con casi 5 millones de pesos. Felipe Solá, con casi 4 millones 800 mil pesos. Gabriel Katopodis, con un poco menos. Martín Guzmán, con 3.600.000 pesos. Y unos 15 más. Empecemos de nuevo. No están cometiendo ningún delito. Solo están devaluando, un poco más, todos los días, su palabra de dirigentes. De representantes de la gente. El archiconocido: "Haz lo que yo digo, no lo que yo hago".

  • Pero si a vos esto te parece raro y desusado, escuchá esta otra noticia. Pablo Moyano logró postergar por quinta vez su indagatoria y ni siquiera tiene fecha para declarar, aunque sería en un par de semanas. Primero, más allá de cómo te la venda el abogado, Daniel Llermanos, demuestra que Pablo Moyano, alias El Salvaje, no es tan corajudo como parece. Tan supermacho, tan prepotente, tan bravucón, no se anima a responder preguntas sencillas para confirmar o desmentir su participación como jefe de una asociación ilícita destinada a defraudar a Independiente. Si es inocente como dice, si no tiene miedo, si es tan guapo, ¿por qué no va y responde las preguntas de una buena vez? No lo quiso hacer en forma remota, porque tiene miedo de que se filtre a los medios.
  • Se negó a hacerlo de manera presencial, porque Llermanos dijo que podría llegar a correr peligro su vida. Pero, ¿cómo?¿El Salvaje tiene alguna enfermedad preexistente y no lo sabíamos? Si hace un par de fines de semana estuvo con Alberto en la Quinta de Olivos. ¿Qué problema va a tener si asiste con barbijo y respetando la mínima distancia social? Es una vergüenza. Es una vergüenza lo de Pablo Moyano y lo de los tres camaristas a los que quieren tirar por la ventana. Y es una vergüenza que haya un país entero moviéndose al ritmo de una agenda tan mezquina como la de Cristina Fernández.

  • Bruglia Bertuzzi y Gentile serán reemplazados por tres jueces kirchneristas, militantes. ¿Es que no tienen vergüenza? ¿Cómo van a regresar a sus casas y mirar a los ojos a sus hijos? Dicen que después de Bruglia, Bertuzzi y Gentile irán por el procurador, Eduardo Casal. Como Daniel Rafecas no quiere reemplazarlo de prepo, parece que quieren meter, por la ventana, a un tal Víctor Abramovich, un hombre del doble agente Horacio Verbitsky.
  • Y también parece que después de eso se viene la ampliación de la Corte, auspiciada por Carlos Beraldi. El mismo Carlos Beraldi que pretendió ensuciarme haciéndole creer al periodismo que yo era Pirincho, cuando al final se descubrió que Pirincho era otro colega. Hay que hacer lo posible y lo imposible para evitar que se lleven el mundo por delante.

Por: Luis Majul

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.