Para el Gobierno, las protestas policiales son "delito de sedición" y advierte que es "apología" informar sobre otros casos

Crédito: La otra mirada
El jefe de Gabinete habló sobre la manifestación de uniformados en Santa Cruz y apuntó: "Cualquier cuestión asociada al autoacuartelamiento es delito"
(0)
31 de octubre de 2014  • 09:44

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, condenó hoy e l autoacuartelamiento iniciado por policías de Santa Cruz por un reclamo salarial, ya que "incurren en un delito de sedición" que "debe ser severamente castigado", y calificó de "apología del delito" afirmar que este tipo de situaciones puede difundirse a otros distritos, como ocurrió el año pasado.

"Cualquier cuestión asociada al autoacuartelamiento es un delito", manifestó al ser consultado esta mañana, durante su habitual conferencia de prensa, sobre el conflicto iniciado ayer por grupos de policías en Caleta Olivia y Río Gallegos.

Capitanich dijo que existe la "comunicación correspondiente entre el Estado nacional y la Provincia" a raíz de la protesta policial y recordó la "posibilidad de convocatoria a un comité de crisis", tal como contempla la ley, pero no mencionó si la Nación había adoptado medidas de asistencia.

Asimismo, pidió "terminar con la tendencia a la apología del delito en forma sistemática", al considerar que informar sobre "delitos que pueden venir" pueden implicar una "estrategia para generar una propagación" de estos episodios. Tras considerar que hay una "usina articulada de rumores", consideró Capitanich que "cualquier tipo de reclamo debe encauzarse como corresponde".

Leé la columna de Fernando Laborda, "Regresa el fantasma más temido por Cristina"

"Es un delito, de sedición y tiene que ser severamente condenado. No se puede admitir medias tintas", reclamó Capitanich, quien sostuvo que las rebeliones policiales de diciembre de 2013 fueron parte de " una estrategia golpista, de golpe institucional, de afrenta a las instituciones de la República y la democracia".

"Esto requiere repudio y condena. Quien porta un arma debe ser salvaguardar la seguridad publica", señaló Capitanich.

El ministro indicó que en Caleta Olivia se rebelaron 260 uniformados "sobre el total de casi cinco mil" que tiene la fuerza de seguridad en Santa Cruz, pero advirtió que estas acciones requieren de una " acción tanto preventiva como correctiva de los gobiernos provinciales".

Por último, denunció que hay sectores que tienen una "tendencia a construir apología del delito sistemático" cuando se afirma que " en diciembre va a ocurrir tal cosa", en referencia a posibles hechos de violencia.

Por lo tanto, indicó el funcionario, "es menester la acción tanto preventiva como correctiva por parte de los gobiernos provinciales" al recordar que "la potestad no delegada de las provincias instruye la seguridad pública".

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.