Procesan al empresario Martínez Rojas por interrumpir la transmisión de Radio América

Se impuso como dueño cuando aún no tenía la licencia; fue acusado de asociación ilícita
Se impuso como dueño cuando aún no tenía la licencia; fue acusado de asociación ilícita Fuente: Archivo
Hernán Cappiello
(0)
6 de noviembre de 2018  

El empresario Mariano Martínez Rojas fue procesado por irrumpir violentamente en la planta transmisora de Radio América y cortar la emisión de sus contenidos habituales.

Martínez Rojas decía ser poseedor de la licencia de esa emisora.

El delito por el que el empresario fue procesado es el de "entorpecimiento de las comunicaciones". Actualmente está detenido.

La medida fue dictada ayer por el juez federal Daniel Rafecas por un hecho que ocurrió el 11 de junio de 2016, cuando Martínez Rojas invadió la planta transmisora de la radio, pese a que aún no había obtenido la titularidad de la licencia de la emisora.

Martínez Rojas está detenido, procesado con prisión preventiva en otra causa por asociación ilícita a raíz de adulteración de declaraciones juradas de importaciones para obtener dólares a precio oficial durante el cepo cambiario en el kirchnerismo. Al mismo tiempo está ofreciendo su declaración como imputado colaborador en diversas causas en un intento de mejorar su situación procesal.

El empresario correntino se hizo conocido cuando se presentó como el comprador del diario Tiempo Argentino y Radio América, dos de los medios de comunicación que estuvieron al mando de Sergio Szpolski y Matías Garfunkel, y que se expandieron durante el kirchnerismo.

Martínez Rojas denunció a Szpolski por estafa porque dijo que la empresa que le vendió tenía pasivos ocultos, como por ejemplo la falta de pago de las cargas sociales de todos los trabajadores y el faltante de capital.

Martínez Rojas dejó abandonados a los trabajadores, no pagó sus sueldos y se fue a Miami.

Rafecas reveló que el empresario tenía cinco pedidos de captura internacional de tribunales orales de la Capital, de juzgados correccionales, penales económicos y hasta de un juzgado de Posadas.

Así, Martínez Rojas fue detenido por la Interpol en los Estados Unidos y puesto a disposición de la Justicia argentina que lo investiga en varios expedientes.

Entre ellos el que tiene el juez Rafecas, que lo procesó y embargó por 300.0000 pesos por lo ocurrido en la planta de Radio América.

La denuncia fue presentada por extrabajadores de esa radio que tuvieron que interrumpir la transmisión, cuando la noche del 11 de junio de 2016 Martínez Rojas y un grupo de guardaespaldas irrumpieron en la planta de Pergamino 4055 de la ciudad de Buenos Aires.

El juez en un principio entendió que no se había podido acreditar la existencia de delito alguno, pero la fiscal Paloma Ochoa apeló y logró que la Cámara Federal dispusiera seguir con la investigación.

De esta manera, Rafecas indagó a Martínez Rojas y reveló evidencias que señalan que cuando la radio estaba "en pleno desarrollo de su programación", Martínez Rojas "ordenó el corte inmediato" atribuyéndose ser el "nuevo dueño", según reconstruyó la Justicia.

El empresario logró su cometido mostrando una supuesta orden judicial que resultó falsa.

Sin embargo en la investigación, el juez estableció que para ese momento el Ente Nacional de Comunicaciones no le había dado aún la licencia definitiva.

"Juan Mariano Martínez Rojas no gozaba de la titularidad definitiva de la licencia del servicio de comunicación audiovisual de radiodifusión sonora por modelación de amplitud, identificado con la señal distintiva LR9-Radio América, que operaba en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, adjudicada a la firma Desup SA. Tal es así que el Enacom decretó, con posterioridad, la extinción de la misma".

De hecho la licencia fue licitada y quien salió adjudicado fue Perfil.

"Luego del cese ordenado, la frecuencia de Radio América comenzó a transmitir música dejando de lado su programación habitual, y no se volvió a restituir el servicio", consideró el juez al entender que Martínez Rojas fue responsable de esa circunstancia.

El delito de interrumpir la transmisión de los medios se castiga con penas de seis meses a dos años de prisión.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.