Sin vigilia ni movilización, militantes se acercan a Comodoro Py para "cuidar" a Cristina Kirchner

La presencia de seguidores kirchneristas fue visiblemente menor a la del 13 de abril; la euforia militante cesó al momento de conocerse la decisión del juez Bonadío; la ex mandataria no habló ni saludó a la multitud
Florencia Barragán
(0)
6 de julio de 2016  • 12:13

A diferencia de la primera citación judicial de Cristina Kirchner el 13 de abril en Comodoro Py, esta vez no hubo vigilia de la militancia. A las 10.30 comenzó el movimiento frente a los tribunales federales con los primeros puestos improvisados de comida comenzando a abrir sus puertas. La primera persona en llegar al lugar fue un hombre con una remera blanca con la cara de la ex presidenta en la parte de adelante y con la frase "Yo soy del 49%", en la parte de atrás, haciendo referencia al resultado de Daniel Scioli en las últimas elecciones.

Hacia las 11, con el fuerte operativo policial ya conformado, comenzaron a instalarse decenas de personas que llegaban caminando por la calle Comodoro Py desde Antártida Argentina, con bombos y banderas de distintas agrupaciones a la espera de Cristina Kirchner, quien a las 13 debía comparecer frente al juez Claudio Bonadio por la causa dólar futuro.

Abrigado con una gran campera y las manos en los bolsillos, Germán López, de La Cámpora, contó que vino en auto desde Mar del Plata con cinco amigos para "cuidar a la ex Presidenta". Lograron arreglar con sus profesores de la Facultad de Derecho de Mar del Plata para poder faltar a clases y por la noche ya volverán a su ciudad.

Video

"Interpretamos que hay un Poder Judicial que quiere cobrarle a Cristina los privilegios que le quitó a los poderes económicos", opinó Germán, de 24 años.

A las 11.30 ya había decenas de personas de la Tupac Amaru, todos con sus chalecos distintivos color caqui. "Nuestra jefa es Milagro Sala, pero nuestra jefa estratégica es Cristina Kirchner, y vinimos a apoyarla", cuenta uno de los referentes, quien se hace llamar Coco Garfagnini.

Esta vez, no armaron movilización desde el Obelisco. Según explica, la causa de la citación "más espontánea" tiene que ver con que esta vez no está previsto un acto de la ex mandataria.

"Esto es lo mismo que le pasa a Milagro Sala . Hay un revanchismo y una persecución popular que se expresa a través de la justicia", opina Garfagnini junto con sus compañeros de Capital y del Conurbano de Buenos Aires. Según explicó, esta vez no habrá tantos militantes como el 13 de abril porque no se pudieron pedir el día en el trabajo. "Yo soy delegado de nuestra propia fábrica textil en Avellaneda, entonces pude", detalla.

Los primeros bombos en llegar eran de los jóvenes del Nuevo Encuentro de Capital y Gran Buenos Aires. Federico López, militante de la Comuna 2 de Hurlingham, dijo que no muestra su remera en apoyo a Cristina "por el frio". Sobre la causa dólar futuro, aseguró que es "ultra mediática". "Todos los bancos del mundo hacen esto. Si se mantenía el valor del dólar como había dicho Macri, el Gobierno iba a ganar plata. Estoy seguro de que Cristina va a ser sobreseída", opinó.

Las banderas celestes del Nuevo Encuentro se combinaron con las blancas y azules de la organización Martin Fierro. Son 50 personas que llegaron en tren desde la zona sur del Conurbano bonaerense. José Martínez, organizador de la agrupación, explica que se acercaron porque están "en riesgo ante el proyecto neoliberal de actual Gobierno Nacional". En su caso, es maestro mayor de obras, trabaja por su cuenta, así que pudo tomarse el día para acercarse a los tribunales.

Comienzan las palmas, los bombos, silbatos, y los cánticos de "Ohhh vamos a volver", "Cristina es del pueblo y no la toca nadie". Todavía falta una hora para la llegada de la ex mandataria y la gente aprovecha para comprar café, cebar mates o comer un sandwich, facturas o chipá para aminorar la espera en el frío miércoles soleado.

Pasadas las 12, eran apenas cientos las personas en Comodoro Py 2002 esperando a la ex mandataria. Al despliegue de carteles y banderas florecieron decenas de puestos de compra de hamburguesas, choripanes, bondiolas (50, 40 y 70 pesos, respectivamente). Además, se sumaron lonas con pines, remeras, fotos y tazas con frases como "no fue magia", o "estamos aKa".

De un momento para otro, todas las agrupaciones políticas (La Cámpora, Nuevo Encuentro, Tupac Amaru, Martin Fierro, Partido Comunista, Partido Humanista, Partido Solidario, entre otras), comenzaron a trasladarse desde Comodoro Py al 2002 hasta la puerta de los tribunales federales en la calle Antártida Argentina. La mayoría, sin saber por qué. Es que la ex presidenta iba a entrar por otra entrada.

Llegados a la calle Antártida Argentina, comenzaron los cánticos, con frases como "Néstor no se fue", gritos en contra del juez Bonadio, "Cristina es del pueblo" y otras. A los bombos, palmas y silbatos se sumaron los bocinazos de camiones varados en medio de un terrible caos de tránsito.

A minutos de las 13, los cientos de militantes, muchos que asistieron en forma particular, formaron un corredor, porque aseguraron que ellos mismos le darían "la seguridad a la presidenta" cuando llegue con el auto a la citación del juez.

A las 12:52, en el momento en que llegaron dos vehículos blancos, la gente se desaforó contra ellos, con gritos y saludos hacia la ex mandataria. En ese momento, estallaron con mayor fervor las canciones, los bombos, los platillos, la gente comenzó a saltar, contenta, aunque fueron pocos los que pudieron verla a través de los vidrios polarizados del auto.

Una vez ingresada a Comodoro Py, la ex presidenta presentó un escrito y salió a hablar con la prensa. Mientras tanto, a casi cien metros, del otro lado de la valla, aguardaba la multitud, en silencio. Luego de que se diera a conocer la decisión del juez de inhibir los bienes de la ex Presidenta, ya no hubieron más cánticos ni gritos. Esta vez, no habría escenario ni discurso, ni siquiera un saludo a través de la ventanilla del auto.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.