Tensión por las clases: la Ciudad insiste en que se iniciarán en modo presencial el 17 de febrero, pero los gremios resisten

El Gobierno porteño citó a los gremios para discutir la presencialidad en el inicio de las clases
El Gobierno porteño citó a los gremios para discutir la presencialidad en el inicio de las clases
Bárbara Epsztein
(0)
15 de enero de 2021  • 11:57

En un intento de despejar dudas y resistencias, el Ministerio de Educación de la ciudad ratificó a los sindicatos docentes su determinación de que las clases presencialescomiencen el 17 de febrero. "La presencialidad es una prioridad absoluta y no hay más tiempo para perder", enfatizaron desde el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. Sin embargo, los gremios insistieron en que no van a acompañar el regreso a las aulas si no están dadas las condiciones sanitarias y epidemiológicas.

El gobierno porteño se reunió ayer por la mañana con representantes de los gremios para intentar garantizar un inicio de clases presencial. Durante el encuentro, encabezado por el subsecretario de Carrera Docente, Manuel Vidal, se transmitió la decisión de asegurar la presencialidad. "Si todos nos cuidamos y respetamos los protocolos, la escuela es un lugar seguro", enfatizó la administración porteña en un comunicado posterior.

La reacción no se hizo esperar. "Parece que hubiera un capricho por abrir las escuelas solo para tener una foto y mostrar que se abrieron. Y si después las familias no mandan a los hijos, ¿qué hacés?, ¿los hacés repetir a todos?", cuestionó, en diálogo con LA NACION, Alejandra Bonato, secretaria gremial de UTE-Ctera, y apuntó contra la decisión del gobierno de Rodríguez Larreta de abrir las aulas el mes próximo.

El rechazo no fue solo gremial. Quien también cuestionó la decisión de la Ciudad fue Adriana Puiggrós, asesora del presidente Alberto Fernández. "No tiene sentido empezar las clases en febrero como quiere Larreta. No hay diferencia si se espera veinte días más a que se hayan vacunado los docentes", comentó a Radio Provincia la exviceministra de Educación.

"Dijimos que hoy todavía es prematuro tomar cualquier tipo de decisión. El gobierno planteó la intención de empezar el 17 de febrero. Propuso distintos tipos de alternativas para plantear la presencialidad, pero va a estar sujeta a lo que digan los especialistas", señaló Norberto Cabanas, secretario general de la Unión de Docentes Argentinos seccional Capital (UDA).

Desde la Ciudad comunicaron que hicieron saber a los gremios que la cartera educativa trabaja junto al Ministerio de Salud para avanzar en la vuelta a clases con protocolos seguros y todas las medidas de higiene y seguridad. Los representantes de los maestros señalaron que faltan certezas y precisiones sobre ese plan.

Mariana Scayola, líder de Ademys, advirtió: "Esta propuesta del gobierno, planteada como si se tratara de un escenario de comienzo de clases prepandemia, es impracticable en el momento sanitario que estamos transitando. Lo hacen para responsabilizarnos por el rechazo".

La secretaria general de Ademys remarcó la importancia de esperar a febrero para poder decidir si van a acompañar en la fecha estipulada por la Ciudad: "El estado de la situación epidemiológica al momento de iniciar las clases va a ser determinante. Si la situación está como ahora o peor, y el esquema del gobierno es una vuelta a la presencialidad completa de todos los grupos, vemos muy difícil el regreso a clases".

Tras advertir que la escuela "es irreemplazable", Bonato resaltó: "Queremos volver, pero así no. Tenemos la capacidad de recuperar contenidos, pero la vida no se recupera. Lo único que pedimos como representantes de los trabajadores es que seamos serios". Y apuntó a que si bien el gobierno los invitó al diálogo, aún no están definidos los esquemas para volver a las clases presenciales: "Hoy no fueron claros: no saben si la propuesta será bimodal, presencial u obligatoria".

Queremos volver, pero así no. Tenemos la capacidad de recuperar contenidos, pero la vida no se recupera. Lo único que pedimos como representantes de los trabajadores es que seamos serios
Alejandra Bonato, secretaria gremial UTE-Ctera

Por su parte, Cabanas indicó que, antes de volver a las aulas, tienen que cerrar muchos debates que aún tienen abiertos: "Hay que ver un montón de particularidades, no todas las escuelas tienen los mismos espacios ni la misma ventilación. El gobierno se comprometió a garantizar personal auxiliar para la sanitización de las escuelas y a seguir convocando para hablar. Nosotros esperamos que cumplan y nos convoquen".

Uno de los aspectos más preocupantes para los gremios docentes es el reacondicionamiento de las escuelas para que se puedan cumplir los protocolos sanitarios como la ventilación y la distancia social.

"La circulación dentro de un edificio educativo es enorme. Aparte, en la escuela no hay solo menores de 18 años. Por ejemplo, en la Escuela Técnica Raggio hay 1000 docentes. El nivel de circulación dentro de una escuela es tan alto que podría compararse con una fiesta clandestina. Todo eso después va a las casas, al colectivo. ¿Realmente queremos vernos como el Reino Unido?", planteó Bonato.

El comienzo del operativo de vacunación para los docentes está previsto para febrero. A pesar de que el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, haya asegurado que el inicio de clases presenciales no esté asociado a la inmunización de los docentes, los gremios consultados por este medio precisaron que es un elemento importante a tener en cuenta para apoyar la vuelta a las aulas.

Los encuentros tuvieron lugar en la sede del Ministerio, en el barrio 31 de Retiro. El primero fue convocado a las 10:30 y el segundo, a las 14. Las agrupaciones gremiales docentes plantearon reclamos sobre la infraestructura escolar, el presupuesto, el retraso en sus salarios, y la cantidad de personal auxiliar necesario para enfrentar las nuevas condiciones que impone la pandemia por Covid-19.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.