Alberto Maques: "El traspaso de la Justicia a la ciudad no es un capricho, es una obligación"

Alberto Maques
Alberto Maques
El presidente del Consejo de la Magistratura porteño sostiene que los ciudadanos tienen derecho a que sus causas las atiendan jueces locales
Gabriel Di Nicola
(0)
16 de diciembre de 2019  

El presidente del Consejo de la Magistratura porteño, Alberto Maques, afirmó que tarde o temprano, y a pesar de la resistencia de diferentes sectores judiciales, se concretará la transferencia de la Justicia nacional a la ciudad.

A cinco días de que el presidente Alberto Fernández anunciara la intención de presentar un proyecto para hacer una reforma integral del sistema federal de Justicia, Maques está convencido de que los jueces, fiscales, defensores oficiales y asesores tutelares porteños pueden participar de investigaciones de delitos graves como homicidios y robos agravados.

"La Justicia, mal que les pese a ciertos sectores, tarde o temprano, va a tener la transferencia y tiene que ser de forma ordenada y prolija, con los elementos necesarios para que funcione", dijo a LA NACION Maques, de 65 años.

-¿Por qué se demora el traspaso?

-Hay decisiones políticas y, además, una resistencia errónea de parte de algunos magistrados. Debería hacerse la transferencia de las competencias y después vemos si los jueces quieren pasar o no. No hay magistrados de primera y de segunda. Los ciudadanos porteños tenemos el mismo derecho que los ciudadanos de otras provincias de que nuestras causas sean atendidas por jueces locales. Lo dice la Constitución Nacional que nació de la reforma de 1994 y también lo sostiene la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

-¿Falta una decisión política?

-Falta una decisión política y entender que el traspaso es un derecho y una obligación constitucional.

-Usted, como presidente del Consejo de la Magistratura porteño, ¿reclama la transferencia?

-Sí. Solicito y reclamo respetuosamente, civilizadamente, coordinadamente y racionalmente. Para esto no hay grietas. La gente necesita que se desburocratice la Justicia.

-¿Con un simple traspaso se desburocratiza la Justicia?

-Es el primer paso. Sin traspaso no se puede desburocratizar. Si no tengo auto, ¿para qué quiero nafta? La gente demanda de acuerdo a sus conocimientos.

-¿Un juez de la Ciudad está capacitado para resolver homicidios, robos y delitos de gravedad?

-Les sobra capacidad. Lo mejor que tiene la Justicia de la ciudad es el capital humano. Jueces y juezas, fiscales, defensores y defensoras y los asesores y asesoras tutelares son de primerísimo nivel.

-Hasta el 10 de diciembre hubo coincidencia política y partidaria en las conducciones de los gobiernos nacional y porteño, pero no hubo traspaso. ¿Ahora que no existe esa coincidencia se podrá?

-La transferencia no depende de una ideología política. No importa quién gobierne; hay que respetar la manda constitucional. La división de poderes es suficientemente clara y el traspaso es un derecho de la gente, no un capricho de a quien le toque gobernar. Los funcionarios debemos rendirles cuentas a los ciudadanos.

-¿Hay resistencia de parte de algún sector del Poder Judicial?

-Sí. No voy a juzgar si la resistencia es de buena o mala fe. Los jueces deberían entender que no serán de una categoría menor por ser magistrados de la ciudad de Buenos Aires. No me voy a quedar en el capricho de una asociación de magistrados que considera que no se va a ser el traspaso, no es un capricho ni una cuestión de voluntad: es una obligación constitucional.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.