Colegiales: sigue el misterio alrededor de la muerte de una mujer

El detenido fue acusado de femicidio, pero todavía no se estableció la mecánica del crimen
Sospechoso. Raúl Devias arrojó en la vía pública, frente a su vivienda, el cuerpo de su expareja María Lourdes Aragio
Sospechoso. Raúl Devias arrojó en la vía pública, frente a su vivienda, el cuerpo de su expareja María Lourdes Aragio
El detenido fue acusado de femicidio, pero todavía no se estableció la mecánica del crimen
(0)
21 de junio de 2019  

El misterio rodea aún la muerte de María Lourdes Aragio, cuyo cuerpo fue encontrado en la vía pública en el barrio porteño de Colegiales. Su expareja fue detenido e imputado por femicidio . Sin embargo, aún no quedó determinada la forma en que la joven, de 32 años, perdió la vida. El informe preliminar de la autopsia señaló un edema pulmonar como la causa del deceso, pero el cuerpo no tendría marcas de violencia , por lo que los investigadores todavía buscan pruebas para sustentar la hipótesis primaria de un femicidio.

El cadáver fue encontrado en la calle Céspedes al 2900. Estaba envuelto en una frazada y con la cabeza cubierta por una bolsa plástica. El cuerpo había sido depositado al costado de un viejo Rastrojero que lleva varios años estacionado en ese lugar. La imagen parecía una clásica escena del crimen. Más aún al detectarse que una de las cámaras de videovigilancia instaladas en la zona había logrado registrar el momento en que un hombre arrojaba allí el cadáver. Los investigadores estimaban que con la observación de otras cámaras podría definirse el camino seguido por el sospechoso. No hizo falta mucho tiempo delante de las grabaciones. El hombre abandonó el cuerpo casi delante de su propia casa.

A Raúl Antonio Devias se lo conoce como el Gitano. Tiene 50 años y antecedentes penales menores, en causas en las que no se llegó a condena. Ni siquiera se había escapado. Fue detenido en su vivienda. Los vecinos de esa zona del barrio de Colegiales se acercaron al lugar del hallazgo del cuerpo en medio del revuelo periodístico. Varios señalaron esa casa de frente colorado como un lugar de comercialización minorista de estupefacientes. En principio, el propio sospechoso es consumidor de drogas. Así lo dejó en claro su defensa cuando decidió que no prestaría declaración indagatoria anteayer, cuando quedó frente al juez Damián Kirszenbaum y el fiscal Jorge Fernández. "No estuvo en condiciones de articular un diálogo coherente e hilvanado", expresó el abogado Héctor Rodríguez, que representa a Devias.

El consumo excesivo de drogas aparece entonces como un posible desencadenante de la situación que llevó a la muerte de Aragio. Allegados y familiares de esa mujer habrían señalado que también era consumidora habitual de sustancias psicoactivas. Una sobredosis sería la posible explicación del mortal edema pulmonar. Sin embargo, el caso tiene sus complicaciones, que llevaron a las autoridades judiciales a colocar una carátula de femicidio, crimen que tiene una expectativa de pena de prisión perpetua.

El sospechoso no solo evitó pedir auxilio, sino que arrojó el cuerpo fuera de su casa. Y si bien la autopsia preliminar no expuso, por el momento, marcas que evidenciaran violencia, sí marcó como data de muerte un período cercano a los cuatro días anteriores al hallazgo del cuerpo. ¿Qué hizo Devias durante ese tiempo? Ese es un punto importante que intentan definir los investigadores.

Una amiga de la víctima sumó otro elemento para avalar el femicidio como hipótesis inicial: Aragio tenía miedo de que su expareja la matase.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.