Córdoba: cuatro detenidos por la muerte de un joven que habría consumido éxtasis en una fiesta

El consumo de éxtasis en fiestas ilegales es un denominador común.
El consumo de éxtasis en fiestas ilegales es un denominador común. Fuente: Archivo
Gabriela Origlia
(0)
7 de octubre de 2019  • 10:36

CÓRDOBA. La Justicia ordenó la detención de cuatro personas por la muerte de un joven que habría consumido éxtasis en una fiesta electrónica ilegal que se desarrolló este fin de semana en cercanías del Camino 60 Cuadras. Tres de los organizadores están preso desde este mediodía, acusados de homicidio culposo; el otro es la persona que atendió a la víctima.

El joven habría muerto por intoxicación con éxtasis. Samir Andrés Velázquez, de 20 años, fue trasladado cerca de las 5 del domingo, en un auto particular, al Hospital Florencio Díaz, donde finalmente se produjo su deceso.

El fiscal Pedro Caballero también pidió la detención de la persona que asistió y trasladó al joven tras su descompensación; lo imputa por ejercicio ilegal de la medicina y por homicidio simple con dolo eventual. Pantaleón Kouchoumpos, abogado del hombre, dijo que estaba a disposición de la Justicia.

"Me dijo que se dio cuenta de que había entrado en un paro, lo sacó de ahí, lo cargó en la camioneta y lo trasladó inmediatamente al hospital zonal", describió el letrado.

Los testimonios coinciden en que Velázquez habría consumido al menos una pastilla de éxtasis en la fiesta que se realizó en una casa en el sur de la ciudad, en Camino 60 Cuadras. El evento no estaba autorizado. Al igual que otros, la convocatoria se hizo por WhatsApp.

En los últimos cinco años -si la causa de esta muerta se confirma- suman cuatro las víctimas por el consumo de drogas sintéticas en reuniones de rave.

El padre del joven habló con Cadena 3 y dijo: "Queremos que esto no quede en la nada, queremos llegar al fondo de esto. Sabía que él consumía, teníamos una relación muy cercana. No era un chico que estaba todos los días consumiendo, pero estas fiestas electrónicas no duran hasta las 5 de la mañana, sino hasta las cuatro de la tarde del otro día".

Confirmó que, tal como se sospecha, "hay un montón de estas fiestas que se hacen" de manera clandestina, en casas quintas, en las afueras de la ciudad. Velázquez primero fue a una, pero la Policía la había suspendido; se fue a otra, donde se quedó.

"Había una supuesta ambulancia que no era ambulancia, era una Fiorino y lo llevaron ahí en la caja, lo dejaron en el hospital y se dieron a la fuga", dijo el padre. Agregó que a su hijo "nadie lo amenazó para que hiciera algo, lo hizo por su propia voluntad; a lo mejor pensó que tomaba algo como lo hacía de costumbre, pero hay que investigar qué le vendieron; él lo hizo como una vez más".

La última muerte que salió a luz fue la de Pablo Daniel Rielo, un personal trainer rosarino de 35 años, quien falleció después de consumir éxtasis en una fiesta electrónica en un complejo; estaba autorizada. Salió a la calle, caminaba con dificultad; una mujer lo asistió pero falleció.

Hace días se elevó a juicio otra causa, por la que murió Tania Abrile en el marco de un show en un estadio en 2016. El caso anterior es de 2014, en una fiesta ilegal en el Valle de Punilla.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.