Echan a seis empleados de Aerolíneas que "truchaban" su ingreso a la empresa con un dedo de silicona

El empleado que les fichaba a los compañeros con un dedo de silicona
El empleado que les fichaba a los compañeros con un dedo de silicona
(0)
10 de abril de 2019  • 12:21

Durante meses, en los talleres técnicos de Aerolíneas Argentinas en el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery hubo un extraño caso de "hipoproductividad": en el sistema figuraba que seis empleados habían tomado el servicio de la primera mañana; en los hechos, había solo uno. ¿Cómo lo hacían? Fue fácil, ingenioso y osado: al que le tocaba ir "fichaba" a los demás, y para burlar al sistema biométrico de acceso, se calzaba como un guante un dedo de silicona con la impronta de cada uno de sus compañeros. Eso sí, el fin de semana, cuando se pagaban horas extras, iban los seis. Ya no podrán hacerlo más: los descubrieron y los echaron anoche.

Fuentes de la aerolínea de bandera dijeron a LA NACIÓN que el hecho se venía investigando desde hacía cinco meses, dado que el área de Auditoría de AA había detectado "una irregularidad en el ingreso y en las horas extras" en los talleres donde se hace mantenimiento a las aeronaves de la compañía.

"Se hizo una verificación y se detectó que había empleados a los que el sistema los tenía como presentes en el trabajo, sin que eso se verificara. Se sospechó y se empezó a filmar el ingreso del persona para ver qué pasaba. En Aerolíneas, para cruzar los molinetes, es necesario poner el número de legajo y luego el dedo índice. Se detectó que aparecía una persona, ponía el legajo, el dedo, y el sistema le daba el ingreso. Esa misma persona se quedaba, se calzaba algo así como un dedo de guante largo y colocaba otra huella. Se puso un escribano a verificar lo que se veía en la cámara de video y lo que pasaba, entre tanto, en el sistema de Recursos Humanos. Se hizo durante cinco meses", explicaron las fuentes consultadas por este diario.

El personal infiel entraba a las seis de la mañana. Sin embargo, durante los días hábiles llegaban antes, entre las 4.30 y las 5, eventualmente para evitar el cruce con otros empleados en el cambio de turno. El fin de semana, cuando todas las horas, según el convenio laboral vigente, se pagaban como extra, iban los seis empelados.

"La ausencia del personal no puso en riesgo la seguridad operacional, pero sí le causó un perjuicio económico a la compañía. El mantenimiento demandaba más tiempo y exigía el pago de horas extras de más. Anoche se les prohibió el ingreso. Cinco fueron echados con justa causa; uno de ellos es delegado gremial, de la Asociación Personal Técnico Aeronáutico (APTA). Seguramente su caso se judicializará, porque para poder despedirlo es requisito previo quitarle la inmunidad gremial", explicaron a LA NACIÓN fuentes de la empresa.

En el caso intervino la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). Hasta el momento, el dedo de silicona usado para engañar al sistema biométrico de identificación de empleados de Aerolíneas no pudo ser secuestrado.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.