La Casa de Papel 3: la historia de los falsificadores de billetes con una imprenta en Pilar

Los billetes falsos fueron hechos en una imprenta de Pilar
Los billetes falsos fueron hechos en una imprenta de Pilar
Gabriel Di Nicola
(0)
2 de agosto de 2019  • 18:11

César Foti Suárez ocupaba el rol de organizador y financista. Hugo Parralejo era el encargado del diseño y la producción. Daniel Gómez y Walter Agüero colaboraban en las terminaciones. Y, por último, Marcela Vallejos, fue la principal distribuidora de "los papeles" que se fabricaban en la imprenta montada en Pilar. Así funcionaba la banda que falsificaba billetes de 200, 500 y 1000 pesos que fue desbaratada por detectives de la Policía Federal Argentina (PFA) en un operativo denominado La Casa de Papel 3, en clara alusión a la exitosa serie española de Netflix.

Como en La Casa de Papel: Así imprimían los billetes

00:28
Video

Así se desprende de un expediente judicial que se tramita en los tribunales de Comodoro Py. En las últimas horas, el juez federal Sebastián Casanello, a cargo de la investigación, procesó con prisión preventiva a los cincos sospechosos. Parralejo y Foti Suárez fueron considerados organizadores de la asociación ilícita. Al primero también le imputaron el delito de falsificación de moneda y al segundo el de puesta en circulación de moneda falsa.

El clima era un factor clave para la banda. Según se desprende de las escuchas telefónicas incorporadas en el expediente, por momentos tuvieron "problemas de humedad" por los varios días de lluvia que hubo antes de que fueran detenidos. El mal tiempo no solo dañaba el papel, sino que también a la maquinaria utilizada.

"Se encuentra acreditado con el grado de probabilidad exigido para esta instancia que Parralejo, Foti Suárez, Gómez, Agüero y Vallejos formaban parte de una organización criminal destinada a la confección de moneda nacional apócrifa para su posterior distribución dentro del mercado", sostuvo Casanello en la resolución donde procesó a los sospechosos. Todos, en su indagatoria, se negaron a declarar.

Parralejo, de 46 años, es reincidente del delito de falsificación de moneda. Fuentes de la investigación lo definieron como un especialista en la fabricación de billetes truchos.

En 2002, había sido sobreído por el exjuez de Morón, hoy integrante de un Tribunal Oral Federal (TOF) de San Martín, Germán Castelli, en una causa por falsificación de moneda.

En 2011 fue absuelto por un TOF de Mar del Plata en otra causa por el mismo delito. Además, había otro expediente más radicado en los tribunales de Comodoro Py, en Retiro donde, en 2012, firmó una probation y durante un año y medio se comprometió a hacer tareas comunitarias no remuneradas.

Las causas continuaron y en 2015 el TOF porteño N° 5 lo condendó a la pena de tres años de prisión en suspenso por el delito de falsificación de moneda.

En 2016 el juez federal Casanello lo declaró en rebeldía en una causa iniciada el 12 de septiembre de 2015. Ese día, según se desprende del expediente, Parralejo intentó cambiar un billete de 100 dólares trucho en dos locales comerciales de Paseo Alcorta. Por ese hecho, el magistrado lo procesó por poner en circulación moneda extranjera falsa en concurso con el delito de intento de estafa. El expediente fue elevado a juicio oral y público.

"Una vez elevada a juicio oral la causa originaria [por el hecho ocurrido en Paseo Alcorta], se extrajeron testimonios y se continuó con la investigación a fin de dar con el origen de los billetes apócrifos y corroborar la existencia de un esquema delictivo dedicado a la falsificación de moneda y su posterior puesta en circulación", sostuvo el magistrado en la resolución donde procesó a los sospechosos.

La imprenta fue montada en un departamento alquilado en Pilar
La imprenta fue montada en un departamento alquilado en Pilar

Las investigaciones en su contra no intimidaron a Parralejo, que continuó con la fabricación de billetes. Es más, según la resolución firmada por el juez Casanello, el 17 del mes pasado, día en que los detectives de la División Investigación de los Delitos de Falsificación de la PFA allanaron el departamento donde se habían instalado la imprenta de dinero trucho, el sospechoso fue atrapado en pleno proceso de elaboración.

La imprenta fue montada en un complejo de departamentos de alquiler en la localidad de Manuel Alberti, en Pilar. "Parralejo, en el momento de la irrupción policial, se encontraba en plena impresión de billetes. En una de las habitaciones había armado una imprenta clandestina de billetes de moneda nacional, donde se observaron diversos elementos e insumos utilizados para impresión", sostuvo Casanello en su resolución.

Solo comunicaciones vía Whatapps

Parralejo solo usaba su teléfono celular para comunicarse vía Whatapps con un familiar. Para comunicarse con sus supuestos "socios" de la empresa criminal utilizaba aparatos móviles de otras personas.

Cuando intervinieron las líneas telefónicas de los sospechosos, los investigadores advirtieron que Foti Suárez, de nacionalidad colombiana, se comunicaba varias veces con una mujer que le solicitaba a diario billetes. Poco después se determinó que la interlocutora del sospechoso era Vallejos.

"Se pudo establecer que, dentro de esta estructura delictiva, cada uno de sus miembros tenía un rol determinante. Foti Suárez era organizador y financista de la actividad delictiva, esto es, una persona de entera confianza del falsificador, quien no sólo subvencionaba económicamente el trabajo principal de aquel, sino que en muchas ocasiones se encargaba directamente de la distribución principal del material apócrifo", afirmó el juez Casanello.

Parralejo, como se dijo, era quién se encargaba del diseño y fabricación del dinero trucho. "Gómez y Agüero colaboraban en las terminaciones de ese material y lo distribuían", según se desprende de la causa.

En sus conversaciones, intervenidas por orden judicial, los sospechosos hablaban de "comenzar con los grandotes", en referencia a los billetes de 1000 que fueron secuestrados.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.