La jueza decidió la prisión preventiva del pediatra acusado de distribución de pornografía

Lo había pedido la fiscal; el tema desató el asombro y la consternación en el Hospital Garrahan
El pediatra fue detenido al encontrarse pornografía infantil en su computadora
El pediatra fue detenido al encontrarse pornografía infantil en su computadora
Lo había pedido la fiscal; el tema desató el asombro y la consternación en el Hospital Garrahan
(0)
31 de mayo de 2019  

Tras el pedido de la fiscal Daniela Dupuy, a cargo de la Unidad Especializada en Delitos Informáticos de la Ciudad, de que se le dicte la prisión preventiva al médico pediatra Ricardo Russo que se desempeñaba como jefe del Servicio de Inmunología y Reumatología del Hospital Garrahan, la jueza penal, contravencional y de faltas porteña María Laura Martínez Vega le hizo lugar: acaba de dictar la prisión preventiva esta noche. Fuentes judiciales explicaron a LA NACION que la imputación del pediatra es por tenencia, facilitación, distribución y producción de pornografía infantil.

La investigación que generó el arresto del médico pediatra se originó en Brasil en mayo del año pasado. En ese momento se lanzó la operación Luz de Infancia 2, la mayor redada en ese país contra grupos de pedófilos, y se libraron 578 órdenes de captura en 274 ciudades. Casi tres mil policías brasileños participaron de ese operación simultánea en casi todos los estados. En noviembre pasado se intensificó ese procedimiento a partir de los datos encontrados en las computadoras decomisadas pocos meses antes. Fue entonces cuando aparecieron direcciones de IP registradas en la Argentina. Así se llegó a la computadora que el pediatra del Garrahan habría utilizado para compartir archivos vinculados a menores en actividades sexuales.

La vivienda de Russo (cuya identidad LA NACION publica luego de que fuese dada a conocer oficialmente por autoridades nacionales y judiciales) fue allanada el 22 de noviembre pasado, el mismo día en que las autoridades brasileñas lanzaban la tercera etapa del operativo Luz de Infancia. Ese día también se concretó un operativo en Cañuelas, donde también fueron incautadas computadoras. El propietario no se encontraba en esa vivienda y desapareció durante algunos meses. En enero pasado fue encontrado su cuerpo (de lo que se informa por separado). En esa operación realizada en noviembre pasado se concretaron 40 allanamientos: 16 en Buenos Aires, 11 en la ciudad de Buenos Aires, cuatro en Santa Fe, dos en Chaco y uno en cada una de las siguientes provincias: Entre Ríos, Río Negro, La Pampa, Mendoza, La Rioja, Catamarca y Santiago del Estero, según consignó ayer el Ministerio de Seguridad de la Nación.

"Para dar con estos criminales se rastrean los mecanismos en la red oculta que solo ven determinadas personas por la encriptación en la que hacen circular materiales de abuso entre mayores y menores. Las imágenes son muy impresionantes", indicó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. La funcionaria vinculó este caso con el arresto realizado en las últimas horas de un sospechoso en la ciudad cordobesa de Río Tercero.

"El médico se encuentra acusado de tenencia y distribución. Ahora la Justicia analizará la producción del material", dijo el viceje del gobierno porteño, Diego Santilli, a cargo del Ministerio de Seguridad de la ciudad. Agregó el funcionario que en esos procedimientos se recolectaron "uno tres terabytes de información encriptada, recuperada de la deep web desde el 22 de noviembre de 2018".

"El detenido no aparece puntualmente en los videos, pero hay fotos y videos realizados por él. Hay videos con chicos de seis meses a 14 años. Hay imágenes de menores en poses sexuales, poner a un menor desnudo ante una cámara es un abuso", afirmó el comisionado general Carlos Gabriel Rojas, que conduce la Dirección de Prevención e Investigación de Delitos Tecnológicos de la Policía de la Ciudad.

En el Hospital Garrahan, en tanto, el asombro y la consternación fueron ayer visibles en cada pasillo. "Estoy muy triste por toda esta situación", dijo una enfermera. Junto a ella, un médico agregó: "La noticia nos dejó helados; realmente muy impactados". A su vez, dos empleados administrativos que solían interactuar con el acusado por trámites propios del movimiento interno del hospital aseguraron además que en una pequeña oficina con acceso irrestricto a internet Russo pasaba mucho tiempo leyendo libros, notas y apuntes. Esa misma oficina, según indicaron las fuentes, ya fue cerrada. Cambiaron la combinación de la cerradura y, para preservar posibles evidencias, asignaron un vigilador permanente en ese sitio.

"Cada día, cuando cruzo las puertas del hospital para volver a mi casa, agradezco tener hijos sanos. Acá llegan pacientes con cuadros muy complejos; hay madres que pasan años en el hospital. Todos realizamos un gran esfuerzo para curar y contener a estos niños. Es difícil aceptar lo que está pasando", dijo una de las profesionales que trabajan en el Garrahan.

La médica calificó como "horrorosos" los sentimientos que se generaron en la comunidad del hospital al imaginar a estos niños vincularse con el médico acusado.

Las autoridades de ese centro de salud decidieron presentarse como querellantes en la causa que se sigue contra el médico.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.