Robledo Puch: "El ángel de la muerte" cumple 48 años en la cárcel

Robledo Puch fue detenido el 3 de febrero de 1972
Robledo Puch fue detenido el 3 de febrero de 1972 Fuente: Archivo
(0)
3 de febrero de 2020  • 13:59

Carlos Eduardo Robledo Puch, el máximo asesino de la historia criminal argentina, cumple hoy 48 años en prisión. Conocido como "el ángel de la muerte", está detenido en una cárcel de régimen de detención semiabierto cercana a La Plata.

Según informó la agencia de noticias Télam, Robledo Puch pasa sus días jugando al ajedrez con otros internos del penal de Unidad 26 Lisandro Olmos del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB). No recibe visitas y tiene su estado de salud deteriorado.

Se trata del criminal argentino que transcurrió el mayor período de tiempo en una cárcel, superando con amplitud a otros presos como Osvaldo Longobuco Calidoni, de 74 años, y Jorge Mendoza Marino, de 57, quienes llevan detenidos 29 y 27 años respectivamente, según las fuentes consultadas por Télam.

El primer lugar de detención de Robledo Puch fue la Unidad Penal 9 de La Plata, donde estuvo alojado desde 1972 hasta 1981, año en que fue trasladado a la Unidad 2 de Sierra Chica.

Allí permaneció hasta que el 23 de mayo del año pasado fue internado en el hospital municipal de Olavarría por una neumonía multifocal y, cinco días después, tras recibir el alta, fue derivado a la Unidad 22 de Olmos, donde funciona el hospital penitenciario.

Tras su recuperación, lo trasladaron a la Unidad 26 del mismo distrito, donde permanece alojado en la actualidad. Se trata de una cárcel que no tiene muros sino un alambrado perimetral; solo aloja internos que no cumplen condenas por delitos graves o están próximos a recuperar la libertad y en su mayoría los presos superan los 60 años.

Robledo Puch en una de las pocas salidas de la cárcel
Robledo Puch en una de las pocas salidas de la cárcel

Robledo Puch fue condenado el 27 de noviembre de 1980 a reclusión perpetua con la accesoria de reclusión por tiempo indeterminado por la Sala I de la Cámara de San Isidro, que lo encontró culpable de 11 homicidios, entre otros delitos.

Había sido detenido el 3 de febrero de 1972 por el homicidio en Tigre de uno de sus cómplices, Héctor Somoza, de 18 años.

La serie de asesinatos, robos y violaciones comenzó en mayo de 1971 en la zona norte del conurbano y tuvo como primer cómplice a Jorge Ibáñez, a quien conoció a los 16 años y que murió en agosto siguiente en un presunto accidente de auto en el que también estuvo involucrado Robledo Puch.

La seguidilla continuó con su segundo cómplice, Somoza, quien fue en febrero de 1972 la última víctima del "Ángel Negro", al que detuvieron un día después de ese crimen en Tigre.

La principal prueba de la policía para localizar a Robledo Puch fue su documento de identidad, hallado en el bolsillo de la camisa de Somoza, a quien mató con el soplete que utilizaban para violentar las cajas fuertes.

Desde hace 48 años, Robledo Puch solo estuvo en libertad tres días, cuando en 1973 se fugó de la cárcel de La Plata.

Además, el 10 de mayo de 2016 salió durante 12 horas de la cárcel para hacerse unos estudios médicos. Fue llevado desde el penal de Sierra Chica hasta dependencias judiciales de San Isidro. En un día hizo 720 kilómetros entre ida y vuelta.

Durante su tiempo en prisión, el interno fue trasladado en 2003 al neuropsiquiátrico de Melchor Romero luego de haber prendido fuego el taller del penal de Sierra Chica vestido de Batman; y en 2007 fue a la cárcel de Azul para realizarse estudios médicos durante los cuales no dudó en asegurar que cuando saliera de la cárcel iba a suceder a Juan Domingo Perón.

La vida de Puch fue llevada también al cine: el 11 de mayo de 2018 tuvo su premiere mundial en el Festival de Cannes el filme "El ángel", que llevó a la ficción su historia interpretada por el actor debutante Lorenzo Ferro en una película dirigida por el realizador Luis Ortega.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.