Bitcoin: la moneda virtual ya cotiza a US$ 1000 y sorprende al mundo

La divisa electrónica, en cuya emisión no participa ningún Estado, duplicó su valor en pocos meses; crece su uso también en la Argentina
José Crettaz
(0)
28 de noviembre de 2013  

En el principio, el bitcoin –la moneda virtual globalmente más conocida– fue cosa de nerds. Luego, sociólogos, economistas y especuladores le prestaron igual atención, unos como objeto de estudio y otros sólo por la posibilidad de ganar más dinero. Y cuando los gobiernos norteamericano y chino empezaban a poner la mirada sobre su éxito, ayer la unidad superó los US$ 1000 en Mt. Gox, el mayor mercado de esa divisa, en cuya emisión y regulación no participa ningún Estado.

El bitcoin, que tiene en todo el mundo unos cuatro millones de usuarios, se creó en 2009, pero llegó a cotizar a 1 dólar sólo en febrero de 2011; en junio de ese año tuvo su primer pico de valor, cuando trepó a 32 dólares. En enero de 2013 se estabilizó en 20, y en los últimos dos meses trepó hasta la sorprendente cifra de ayer, cuando tocó los 1080 dólares.

Por lo menos dos razones explican este verdadero boom: la legitimación que tuvo la semana pasada en una audiencia del Senado norteamericano en la que se analizaron sus ventajas y riesgos, y la adopción global creciente, en especial en China.

En el país asiático el gigante de Internet Baidú (equivalente a Google) comenzó a aceptarla para el pago de algunos servicios y se especula que esa decisión tuvo el visto bueno de las autoridades comunistas. En China, mercados de intercambio de bitcoins (donde pueden cambiarse por dólares u otras monedas), como BTC China, disputan el liderazgo de Mt. Gox en cantidad de operaciones.

"En la cotización hay dos factores que impactan directamente, la adopción y la especulación. Cada una de estas escaladas en general se produce primero por algún factor que promueve la adopción (como el corralito en Chipre o la decisión de Baidú), que luego es seguido por un incremento promovido por la especulación de aquellos que ven la oportunidad de comprar antes de la subida generada por el factor de adopción o a veces por una mejora en el panorama del bitcoin (como la audiencia en el Senado norteamericano) para luego vender cuando consideran que generaron suficientes ganancias, provocando una caída abrupta en el precio", opinó Diego Gutiérrez Zaldívar, presidente de la Fundación Bitcoin Argentina, entidad que junto con sus equivalentes en Uruguay, Chile y Colombia organiza la primera conferencia latinoamericana sobre la moneda, Labitconf, que se hará el 7 y el 8 de diciembre próximo en Buenos Aires.

No es casual que la sede de ese encuentro sea la Argentina: desde su origen, las criptomonedas (como se las llama técnicamente por estar encriptadas, es decir codificadas) son furor aquí como resguardo de la inflación ante la imposibilidad de acceder al dólar a causa del cepo aún vigente. Hay en el país varios cientos de "mineros", es decir, "fabricantes" de bitcoins, litecoins y otras divisas virtuales (ver aparte). Según Gutiérrez Zaldívar, "el crecimiento de los comercios que aceptan bitcoins en la Argentina, aunque aún incipiente, viene acelerando".

Para ser un mero experimento tecnológico, social y económico, el bitcoin ya vale demasiado: el proyecto prevé emitir sólo 21 millones de unidades (cifra a la que se llegaría recién en 2027), de las cuales ya hay disponibles 12 millones. Es decir: el circulante en su conjunto (en cuya emisión no participa ningún Estado nacional) tiene hoy un valor total de alrededor de 12.000 millones de dólares. Semejante crecimiento ha despertado temor entre muchos expertos que consideran muy alto el riesgo de estar ante una burbuja financiera que puede estallar en cualquier momento (advertencia también hecha por el Banco Central Europeo).

Sin embargo, esa percepción podría empezar a cambiar. La semana pasada, en una audiencia convocada por el Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado de Estados Unidos, representantes del Departamento de Justicia y la Securities and Exchange Commission (SEC) de ese país aseguraron que el bitcoin es un instrumento financiero legítimo. Sólo el Departamento de Seguridad Nacional cuestionó el carácter anónimo de la moneda y la posibilidad de que ese aspecto sea utilizado "por organizaciones criminales" para lavar grandes fortunas sin ser detectadas. De hecho, esta moneda ya ha sido utilizada en numerosas estafas denunciadas, como los cada vez más frecuentes secuestros virtuales de información cuyos rescates se reclaman en bitcoins.

En una carta a aquel comité, el presidente de la Reserva Federal (banco central) estadounidense, Ben Bernanke, afirmó que la organización que él dirige "monitorea el desarrollo de monedas virtuales y otras innovaciones en sistemas de pago", pero que "no necesariamente tiene la autoridad necesaria para supervisar directamente o regular estas innovaciones o las entidades que las proveen".

El optimismo de le la comunidad de bitcoiners y también de los especuladores sobre el resultado de esa audiencia se trasladó a la cotización, que ya veía siendo empujada por el interés despertado también en China. Y pronto habría nuevos motivos para renovar ese entusiasmo: los hermanos Winklevoss, conocidos por su disputa con Mark Zuckerberg por la idea original de Facebook, enviaron hace meses una solicitud a la SEC para crear un fondo de la divisa virtual Bitcoin y vender participaciones. Según informó ayer la agencia EFE, la entrada de los Winklevoss a este negocio podría ser un nuevo punto de inflexión para las inversiones a gran escala en esta moneda virtual, que ya es usada globalmente por numerosas empresas, a las que podría sumarse en breve eBay, el mayor sitio de subastas por Internet.

Mientras mucha gente todavía trata de descifrar qué son y cuáles son los alcances de las nuevas monedas virtuales, su uso va extendiéndose: el próximo Black Friday, tradicional día de descuentos navideños en las tiendas norteamericanas, se podrá pagar con bitcoins en más de 100 comercios sólo en Nueva York. Allí también puede pagarse un sándwich en Subway o un ticket aéreo en Virgin Galactic. Y la moneda tiene ya un cajero automático en Vancouver, Canadá, y próximamente sumará varios en Uruguay.

El boom del bitcoin sorprende a propios y extraños, literalmente. Por ejemplo, Kristoffer Koch, un estudiante noruego, se sorprendió gratamente. En 2009, cuando la moneda virtual era apenas conocida, y mientras escribía su tesis sobre cifrado, compró bitcoins por 27 dólares y cuando se acordó de aquel ensayo, hace una semana, tenía ahorrados casi US$ 886.000. Cosas que pasan en la era de las criptomonedas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.