Coronavirus en la Argentina. Los geriátricos le reclaman al Gobierno porteño que los nuevos protocolos son "imposibles" de cumplir

Residencia Nuevo Estilo Mayores
Residencia Nuevo Estilo Mayores Crédito: Gentileza: Residencia Nuevo Estilo Mayores
Alejandro Horvat
(0)
5 de mayo de 2020  • 15:11

En la ciudad de Buenos Aires, los geriátricos privados le recriminan al gobierno porteño que el protocolo de actuación para el manejo de casos sospechosos de coronavirus es casi imposible de cumplir. Según dicen, las exigencias que les solicitan exceden la capacidad económica y de infraestructura de los establecimientos, que ya vieron incrementados sus gastos de manera considerable por la cantidad de elementos de protección que ahora deben comprar. También reclaman por testeos, que, entienden, es la única manera de detectar pacientes asintomáticos.

"Nos hacen hacer miles de cosas para sacarse la responsabilidad y cargársela a los que estamos trabajando. Con esta presión no podemos trabajar, ellos están atrás de los escritorios, yo estoy en medio de los residentes y el personal. Los viejos están en peligro porque no se los está cuidando como corresponde por parte del Gobierno, y yo me voy a morir porque van a terminar con mis coronarias", dice Carlos Diez, médico y director del Instituto Geriátrico del Sol desde hace 40 años.

Instituto Geriátrico del Sol
Instituto Geriátrico del Sol Crédito: Gentileza: Instituto Geriátrico del Sol

Uno de los puntos del protocolo publicado el 27 de abril que generó malestar, indica que "se deberá establecer un cuadro de suplencias de personal ante caso confirmado o sospechoso COVID-19". Es decir, que el geriátrico deberá contratar nuevo personal en caso de que algunos empleados tengan que entrar en el régimen de aislamiento estricto.

"Yo ya tengo más empleados de lo que me pide la ley por la cantidad de residentes que están alojados en el geriátrico, pero no puedo tomar gente de más por las dudas y que me estén esperando en la casa por si hay un caso confirmado o sospechoso. En la práctica eso es imposible, sobre todo por una cuestión económica. Hay geriátricos que para reemplazar empleados contratan personal que hace visitas domiciliarias, pero eso es un gran riesgo", indicó Paula García izarcelaya, que junto con su hermana dirigen dos residencias geriátricas, Nuevo Estilo Mayores y Otro Estilo Mayores.

Desde el Gobierno porteño señalan que comprenden la dificultad para cumplir con este requisito, por lo complejo que puede resultar encontrar recursos humanos capacitados para la tarea. "Por este motivo incluimos en los protocolos varias recomendaciones, como asignarle a los empleados pisos o sectores, o que hagan turnos de varios días para evitar mucha circulación de personal. Y también que usen todos los elementos de protección", expresó Paula Zingoni, directora general de planificación operativa del Ministerio de Salud de la Ciudad.

Residencia Nuevo Estilo Mayores
Residencia Nuevo Estilo Mayores Crédito: Gentileza: Residencia Nuevo Estilo Mayores

Estas son recomendaciones para que no haya que aislar a todos los empleados por un caso sospechoso. Y si hubiera que suplantar parte del personal, junto con el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, hicieron una "especie de bolsa de trabajo para conectar a los asistentes geriátricos con las residencias", agregó Zingoni.

"Ellos deben tener el cuadro de personal de reserva, no nosotros. Para reducir riesgos nos recomiendan, entre otras cosas, tener personal quincenal. O sea, que se queden 15 días durmiendo en el geriátrico. Pero ni el sindicato ni los empleaos quieren eso. Además de que no habría infraestructura para alojarlos", agregó Diez.

Los representantes de diez instituciones geriátricas se agruparon para formar la Red de Geriátricos Autoconvocados. Ellos escribieron un comunicado en el que dicen sentirse en absoluta soledad frente a la pandemia. "Se nos da 48 horas para cumplir con los protocolos a sabiendas de que la mayoría no puede dar cumplimiento a tamaña exigencia. Hemos girado notas al Ministerio, pero no recibimos respuesta. El Gobierno nos colma de exigencias, pero no se nos ofrece ningún tipo de ayuda cuando la mayoría somos empresas familiares de profesionales de la salud, no grandes empresas"

Residencia geriátrica, El Pinar de Devoto
Residencia geriátrica, El Pinar de Devoto Crédito: Gentileza: El Pinar de Devoto

García Izarcelaya describe que por la pandemia se agregaron muchos elementos de protección que antes no usaban. Todos ellos, tanto los que ya venían utilizando, como los que debieron empezar a comprar, aumentaron su valor considerablemente. Por ejemplo, las cajas de guantes de látex pasaron de $400 a $879 los 50 pares, y los barbijos N95 se los han cobrado hasta $600 más IVA la unidad. También explica que rechazaron residentes nuevos para poder tener espacio para aislar a los posibles casos sospechosos. Todas cuestiones que los debilitaron económicamente. "Hemos pedido ayuda, pero no nos dieron ni una lista de proveedores", dice García Izarcelaya.

Sobre esta cuestión, Zingoni dice que por el momento no está previsto brindarle ayuda financiera o proveerles insumos a los geriátricos. Aunque también señala que esa sería una decisión que excede a la dirección que ella dirige.

Otro reclamo son los testeos. Según Ricardo Barmat, director médico del Hogar de Ancianos Beit Sion de la comunidad judía sefaradí, ellos solicitaron al Gobierno los testeos, aunque les respondieron que solo se lo podrían hacer a los sintomáticos. Entonces, gracias al apoyo económico de la comunidad, testearon a todos los residentes y empleados. En total fueron 170 tests, de los cuales 35 fueron positivos y 15 eran asintomáticos. En el caso de Diez, hicieron 51 testeos a razón de $6000 cada uno. Todos dieron negativo.

Zingoni señaló que a fin de esta semana el gobierno porteño empezará a testear a los empleados de los geriátricos, ya que ellos son los que podrían llevar el virus a las casas de ancianos y que esas pruebas se van a repetir periódicamente. Aunque, según la experiencia de Barmat, ya podría haber varios residentes infectados y asintomáticos.

Y la lista de reclamos sigue. Por ejemplo, la restricción de la circulación de los residentes en las zonas comunes y el uso obligatorio de barbijo. Estas dos cuestiones, según los especialistas, en la práctica son muy difíciles de cumplir, ya sea por infraestructura o por las condiciones psíquicas o físicas de los pacientes.

Hasta el momento, en la Ciudad se informaron 79 contagios en residencias para mayores y seis fallecimientos en Apart Incas (Belgrano), Hogar San Lucas (Parque Avellaneda), Geriátrico Cervantes (Vélez Sarsfield), Residencia Libra (Villa Devoto) y el Hogar Beit Sion (Flores).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.