El dilema del kétchup: ¿se guarda o no en la heladera?