En cuarentena: nueva anatomía de la lectura

El placer de leer historias, a veces postergado por el apuro cotidiano, gana terreno. ¿Cuáles son las nuevas formas de disfrutar de los libros?
El placer de leer historias, a veces postergado por el apuro cotidiano, gana terreno. ¿Cuáles son las nuevas formas de disfrutar de los libros?
(0)
24 de abril de 2020  • 19:05

"Nada me ha dado tanto placer y felicidad como los buenos libros; nada me ha ayudado tanto como ellos a sortear los momentos difíciles", reflexionaba recientemente el prestigioso escritor peruano Mario Vargas Llosa en una columna publicada en la nacion.

En tiempos de incertidumbre, la literatura puede ser una gran compañía y un generoso lugar de refugio y disfrute. Sumergirse en el mundo de las palabras y dejarse llevar por una historia atrapante es una experiencia casi sagrada: siempre se sale de allí con la seguridad de haber descubierto algo nuevo, de que el alma y el intelecto recibieron una caricia. Así de poderosa es la lectura.

Durante la cuarentena, este placer a veces algo postergado por el apuro cotidiano parece haber recuperado el espacio que se merece. Y lo hizo de la mano de una gran cantidad de propuestas innovadoras que, aprovechando las ventajas de la tecnología y las redes, pusieron cuentos, novelas y relatos a solo un clic de distancia, para que todos podamos disfrutar de su magia. Las opciones son numerosas: libros digitales sin cargo, maratones de lectura, recomendaciones de títulos, audiolibros, cuentacuentos y más.

En Instagram es posible encontrar numerosos clubes de lectura totalmente gratuitos, con recomendaciones y actividades diarias: dos imperdibles son @viajarenpalabras -con propuestas tan creativas como #TeLeoEnCuarentena, para conectar a narradores y oyentes vía WhatsApp- y @lagenteandaleyendo donde cada noche, a las 23, se pueden escuchar cuentos a pedido de los usuarios. Además, varias editoriales liberaron en formato digital el contenido de algunos de sus autores: es el caso de Planeta y Anagrama, por ejemplo, que permiten descargar gratis libros de Carlos Ruiz Zafón, María Dueñas, Mariana Enríquez y Alejandro Zambra, entre otros. Y lo mismo para los audiolibros: en stories.audible.com/start-listen se pueden escuchar más de un centenar de libros para grandes y chicos en español -y muchos otros más en inglés- que la plataforma Amazon habilitó sin cargo alguno.

Aprender a fondo

pero tener al alcance de la mano buenas historias para que nos hagan compañía no es la única buena noticia. También se multiplicaron las clases y cursos virtuales gratuitos, que permiten aprovechar el tiempo en casa para aprender algo nuevo. Con alternativas para todos los gustos y niveles, la cuarentena puede ser un gran momento para descubrir o profundizar en alguna materia que por una u otra razón dejamos postergada.

Hace tiempo que la educación a distancia ya no es algo marginal: muchas de estas clases son dictadas hoy por prestigiosas instituciones internacionales. Es el caso por ejemplo de Coursera www.coursera.org, plataforma desarrollada por la Universidad de Stanford, donde hay cientos de cursos -en español o en inglés, subtitulados- sobre tópicos como informática, negocios, idiomas, humanidades, arte, ciencias y mucho más, con miles de estudiantes de todo el mundo. La Universidad de Harvard, desde Online-learning.harvard.edu también ofrece, sin cargo, más de 60 cursos virtuales. Y no faltan tampoco las propuestas nacionales, como el campus virtual de la Universidad Nacional de Córdoba Edx.campusvirtual.unc.edu.ar y los cursos gratuitos de la Universidad Austral Es.coursera.org/austral.

Maratón de relatos

Como en el line-up de un recital, la propuesta del festival de lectura creado por @lagenteandaleyendo, la cuenta a cargo de Marina Drozd y Gonzalo Heredia, fue una fiesta. Antonio Birabent, Diego Frenkel, Nicolás Artusi, Cristina Mucci y Silvia Hopenhayn, entre otros, les pusieron voz a sus autores favoritos para quien quisiera conectarse desde casa.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.