“Gritábamos que bajara la velocidad”