Las esculturas de capocómicos, entre el vandalismo y el olvido