Así funcionará el transporte público en Nordelta

Las unidades de la línea 723 complementarán el servicio de MaryGo
Las unidades de la línea 723 complementarán el servicio de MaryGo Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Andrés Krom
(0)
28 de marzo de 2019  • 17:20

Luego de varios meses de pujas y discusiones, el lunes 1° de abril comenzará a circular el transporte público en Nordelta , el exclusivo complejo de 1600 hectáreas ubicado en el partido de Tigre, provincia de Buenos Aires.

Serán dos unidades de la línea 723 que contarán con aire acondicionado y TAG, un dispositivo que irá en el parabrisas y permitirá un rápido ingreso o egreso de los vehículos.

Habrá dos frecuencias, de 6.30 a 8.30 y de 16 a 18, que unirán las avenidas troncales con las estaciones de tren de Benavídez y General Pacheco. Así, quienes lleguen a diario desde esas terminales no tendrán que hacer combinaciones y podrán pagar su boleto a través del sistema SUBE.

La iniciativa apunta a que la línea 723 complemente y refuerce los horarios de mayor demanda de la firma de combis MaryGo, que opera allí desde 2001 y continuará brindando el servicio gratuito en los tramos internos en sus horarios habituales.

La decisión de habilitar el ingreso del transporte público en Nordelta fue impulsada por la municipalidad de Tigre. "Estamos satisfechos -dijo a LA NACION el intendente Julio Zamora-. La implementación garantiza la seguridad y el respeto por las reglas de convivencia de los vecinos del Nordelta".

Desde la Asociación Vecinal Nordelta (AVN) informaron que los choferes estarán capacitados en las normas de convivencia y viales de circulación vigentes en el complejo y que se instalaron cámaras de seguridad adicionales. "Nuestra intención y voluntad es garantizar que el transporte en la Ciudad sea seguro y accesible a todos los que habitan y visitan Nordelta", señaló a este diario una fuente de la compañía.

Antecedentes

Aunque el ingreso del 723 se empezó a discutir en marzo del año pasado, recién llegó como proyecto al Concejo Deliberante de Tigre el 27 de noviembre, luego de que se difundiera en televisión un informe en el que se denunciaban episodios de discriminación contra el personal doméstico que trabaja en Nordelta, al que supuestamente no dejaban compartir las unidades de MaryGo con vecinos.

En ese momento, el proyecto no logró conseguir los votos necesarios para ser tratado en el recinto. Ante la presión pública, la ordenanza fue discutida nuevamente en la sesión extraordinaria del 13 de diciembre, en la que finalmente fue aprobada por unanimidad.

Frente a las acusaciones, en ese momento, Nicolás Pasqualini, dueño de MaryGo, dijo que los problemas se debieron a una reducción de las frecuencias planeada de cara al ingreso de la línea 723. "Está bueno porque el servicio viene de otra zona y tiene la ventaja de que la gente lo pueda pagar con SUBE. Esperemos que funcione bien", afirmó el empresario.

Muchos vecinos resisten la medida porque dicen que vulnera el sistema de seguridad del predio. "Vinimos porque mi marido sufrió un secuestro al voleo en la puerta de casa así que Nordelta nos pareció la mejor opción", relató Graciela Jaralambides, del barrio las Glorietas. "Cuando compramos el terreno, lo hicimos porque nos ofrecían el doble anillo de seguridad, barreras al ingreso de la ciudad y de cada barrio. Los requisitos para entrar se fueron relajando y ahora llegamos al tema del 723. No se mantiene la seguridad que nos ofrecieron al principio y tampoco pueden garantizarla con un medio de transporte que venga de afuera", se quejó.

Gonzalo Rubio, otro vecino del barrio El Golf, avaló la apertura. "Estoy a favor, porque no me gusta el aislamiento en la sociedad -dijo-. Una ciudad de 40.000 almas no puede existir sin transporte público, te somete a tener hasta cuatro autos por familia, es una locura".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.