"No me di cuenta de que era Pérez Volpin, pensé que era una paciente obesa", aseguró un cardiólogo

Fuente: Archivo
María Ayzaguer
(0)
25 de julio de 2019  • 17:11

"No me di cuenta de que era Pérez Volpin, pensé que era una paciente obesa", dijo Diego Argaña, cardiólogo, que fue uno de los médicos que acudió corriendo al quirófano seis cuando se desató la crisis durante la endoscopia.

Según relató, en cuanto entró a la sala no pudo reconocer a la periodista porque estaba completamente desfigurada por la hinchazón. "Cuando la vi pensé que de ninguna manera tenía posibilidad de sobrevida. Estaba cianótica (de color azulado), tenía el abdomen muy inflado y estaba en asistolia (sin actividad eléctrica en el corazón). Ya estaba muerta hace un rato", dijo frente al juez.

Lo que pensó el médico en ese momento fue que la paciente había sido erróneamente intubada en la vía digestiva (en vez de a la respiratoria, como corresponde para asistir la respiración) y que eso había producido la entrada masiva de aire.

Su relato, al igual que el de la mayoría de los testigos que hablaron desde ayer, ubica a la doctora Puente en la cabecera de la camilla intentando recuperar la vía área de la paciente y a Bialolenkier situado en el lugar pero sin hacer nada específico.

Según indicó, la anestesióloga estaba intentando introducir un tubo endotraqueal con un laringoscopio pero no tuvo éxito. La defensa del endoscopista plantea que la lesión mortal del esófago fue producida por la anestesióloga en esos intentos de ventilar a la paciente.

¿Faltó monitoreo cardíaco?

Por su parte, la cardióloga Agustina Ramos declaró que, cuando entró al quirófano llamada de emergencia, conectó a la paciente al carro de paro para poder ver la actividad cardíaca. Hasta entonces Pérez Volpin solo tenía conectado el saturómetro de pulso en un dedo. Algo similar declaró Cintia Gazzano, médica terapista que también acudió para intentar recuperar a la paciente. Según dijo, la única curva que pudo observar en el monitor paramético fue la de la saturación, que mide si el paciente "respira".

Antes, en su declaración ante la fiscalía Ramos había referido que el endoscopista "estaba simplemente guardando la caña del endoscopio" durante la emergencia. En esta ocasión no pudo recordarlo exactamente, pero no lo negó.

El endoscopio se volvió a usar luego de la muerte

El endoscopio utilizado en el procedimiento en el que murió Débora Pérez Volpin volvió a ser utilizado al día siguiente en otra endoscopía, según confirmó ayer Claudia Esther Balceda, instrumentadora y jefa de quirófano del Sanatorio de la Trinidad de Palermo.

"Creo que el procesador fue utilizado en otra endoscopía después", dijo en un principio, para luego recordar el nombre del médico que realizó el procedimiento y el del paciente, por ser el marido de una médica del hospital.

Cabe recordar que el endoscopio fue secuestrado por la Policía de la Ciudad recién tres días después de la muerte y ante la insistencia de los abogados de la familia, que desde el comienzo sospecharon que podría haber sido cambiado.

El endoscopio secuestrado no grababa imágenes y, según las pericias, tenía el número de serie borrado.

Mantenimiento

Consultada acerca del service de los aparatos, Balceda indicó que cuando los médicos endoscopistas ven un error consultan y avisan para que sea reparado en el área de electromedicina del hospital. Y que luego está el mantenimiento específico de cada marca, del que se encarga directamente el servicio de endoscopía.

Y si el endoscopio del quirófano se manda a arreglar, ¿con qué se reemplaza? Según Balcedo, se trae otro de los consultorios del hospital sobre la calle Sinclair. El abogado de la familia le consultó cómo se los identifica en esos casos y la instrumentadora replicó que por marca y modelo. No mencionó el número de serie.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.