Rosario: en medio de un sistema sanitario en tensión, empezarán a producir respiradores de bajo costo

En el último parte sanitario, en Rosario se notificaron 875 nuevos casos de coronavirus
En el último parte sanitario, en Rosario se notificaron 875 nuevos casos de coronavirus Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera
Germán de los Santos
(0)
24 de septiembre de 2020  • 15:42

ROSARIO.- En medio de la compleja situación que atraviesa esta ciudad, donde por momentos la ocupación de camas de terapia intensiva llegó al 96%, según el secretario de Salud Municipal Leonardo Caruana, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) habilitó la producción de un respirador de emergencia, que tiene el nombre de Unrespiro, cuyo desarrollo con código abierto surgió de un proyecto de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y la empresa Inventu.

"La semana que viene la universidad va a donar 50 de estos respiradores al municipio y a la provincia de Santa Fe, porque consideramos que en esta situación compleja la UNR tiene que estar al servicio de la sociedad", afirmó el rector Franco Bartolacci.

El último registro oficial señala que en esta ciudad se reportaron 875 contagios , mientras que en Santa Fe la cifra llegó a 1688 casos nuevos de Covid-19 . En este complejo contexto atravesado por un crecimiento de demanda de la salud pública y privada, que está -según las autoridades- en una situación de permanente tensión, en la UNR también lograron que la Anmat habilitara otro desarrollo tecnológico vinculado a la pandemia: un kit de testeo rápido , que será presentado los próximos días, adelantó el rector de la UNR, Franco Bartolacci, en diálogo con LA NACION.

Avance

En marzo pasado, la Universidad Nacional de Rosario anunció el desarrollo de un respirador de emergencia, que tiene un costo entre un 60% y un 70% menor a los tradicionales que están en las salas de terapia intensiva. Faltaba la habilitación de la Anmat para producirlo en serie. El aval llegó esta semana. Otras provincias, como Corrientes empezaron a usar esta tecnología a partir de una habilitación provincial.

Simón Carpman, miembro de Inventu, la empresa de innovación que llevó adelante el desarrollo junto con la UNR, explicó a LA NACION: "El respirador se fabricó bajo los estándares internacionales, pero pensando en esta situación particular de la pandemia. Desarrollamos un aparato con una interfaz sencilla para que un médico lo aprenda a utilizar en 20 minutos, pueda manipular la pantalla táctil con guantes y que sea resistente al agua, entre otras cosas".

"Había mucha expectativa en varias provincias y ciudades para adquirir este respirador. Incluso, durante las últimas horas hemos recibido pedidos con mucho interés de otros países, como Perú, Chile y Costa Rica", explicó Bartolacci.

"Es una gran construcción colectiva. Estamos muy contentos de alcanzar el objetivo que nos planteamos en marzo, que para nosotros sintetiza lo que debe ser la universidad pública: producción de conocimiento científico, ciencia rosarina al servicio de la gente, sobre todo en los momentos que más se necesita", completó.

Bajo costo

La presentación del respirador de emergencia se hizo ante la Anmat en conjunto con la empresa Goldmund, socia estratégica en el proyecto con la que se firmó convenio. La iniciativa requería la tramitación a través de una compañía habilitada para la producción de los aparatos.

"Es un respirador que tiene grandes características: posee un costo reducido que uno convencional en el mercado y está pensado para la emergencia. por lo que es fácil de usar. Además, el desarrollo es de código abierto, como señalamos inicialmente, por lo que podrá reproducirse allí donde fuera necesario", comentó Bartolacci.

Carpman subrayó que ya habían conseguido habilitaciones provinciales, pero que faltaba la nacional para que el respirador pudiera desarrollarse en cualquier parte del país. "Trabajamos muy fuerte en lo que era la validación del equipo, por más que en algunas provincias ya lo hayan comenzado a producir. En la actualidad hay más de 150 equipos funcionando en distintos rincones del país".

Carpman sostuvo que el producto es muy seguro y que su validación nacional es el resultado de un trabajo intensivo que se hizo en tiempo récord a causa de la emergencia sanitaria. "Desde el vamos pensamos desarrollar estos respiradores con el objetivo de que no falten en ningún lado, por eso es un proyecto solidario y de código abierto. El proyecto tomó escala internacional, porque ya se están solicitando en otras partes del mundo, como por ejemplo en Chile y Perú", sostuvo.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.