El apagón de Google pone el foco sobre los riesgos de la era del teletrabajo