Entre escenarios de prueba y calles reales, los vehículos autónomos buscan ganar experiencia