Europa intenta regular a los gigantes tecnológicos con amenaza de multas