Google redobla su apuesta por los dispositivos electrónicos vestibles con una campera de jean

Más allá de los gestos para controlar las funciones del teléfono, a simple vista la propuesta de Google y Levis es idéntica a cualquier otra campera de jean
Más allá de los gestos para controlar las funciones del teléfono, a simple vista la propuesta de Google y Levis es idéntica a cualquier otra campera de jean
Erin Griffith
(0)
3 de noviembre de 2019  • 00:30

No hay absolutamente ninguna razón por la que necesite una chaqueta de jean que me avise cuando está llegando mi Uber, pero siempre me entretiene cuando esto sucede.

Gracias, campera de jean. Muy considerado.

La nueva Trucker Jacket de Levi's, confeccionada en colaboración con Google, hace un montón de cosas innecesarias pero encantadoras.

Vibra cuando uno de mis contactos elegidos del iPhone me envía un mensaje de texto. Cuando deslizo el dedo por el interior del puño, le indica a Spotify que salte a la siguiente canción. Ordena a mi teléfono que tome fotos grupales de manera remota. Y cuando no está funcionando, me tira de la manga para demostrar frustración.

Así es como comienzan las nuevas tecnologías: algo incómodas, cuestionablemente útiles, bastante divertidas. El recubrimiento de la chaqueta está entretejido con hilos sensibles al tacto, que se conectan a un pequeño dispositivo recargable con Bluetooth incorporado en el puño.

Los hilos responden a golpes y toques, lo que permite a los usuarios controlar un teléfono. El dispositivo también vibra suavemente, en función de alertas que se pueden personalizar a través de la aplicación adjunta, llamada Jaquard.

La compañía tecnológica lanzó una segunda versión de la chaqueta que había presentado en 2017
La compañía tecnológica lanzó una segunda versión de la chaqueta que había presentado en 2017

La primera chaqueta inteligente de Levi's, presentada en el año 2017, fue al punto. Costó $350 y estaba dirigida a quienes andan en bicicleta. "Hicimos una chaqueta que era genial para andar en bicicleta durante la semana", dijo Paul Dillinger, quien es el jefe de innovación de productos en Levi's, "pero soy un diseñador egoísta y codicioso y quiero que sea la chaqueta favorita de todos durante toda la semana".

La nueva chaqueta tiene un precio más bajo, $198, una etiqueta electrónica más pequeña y funciones ampliadas como el control de la cámara y la capacidad de guardar una ubicación en Google Maps. Está destinada a personas más jóvenes, ocupadas o "personas curiosas que exploran entornos urbanos", dijo Dillinger. Y también para quienes van a festivales de música.

"Sucede cuando estás en un festival, Hot Chip está a punto de tocar, y todos tus amigos están ahí", dijo. "Es ese momento de alegría cuando están todos juntos. Me gustaría facilitar ese momento".

Nosotros, como sociedad, estamos muy lejos de nuestras chaquetas de jean que facilitan la mayoría de los elementos de ese momento, incluida la compra de entradas para conciertos, la coordinación del transporte, la determinación del horario establecido de Hot Chip o la comunicación necesaria para reunir amigos, admitió el Sr. Dillinger.

Pero esa es la visión general. Él espera que Levi's y Google agreguen nuevas características a la aplicación con el paso del tiempo, dijo.

La idea de facilitar las conexiones en el mundo real ha sido la Estrella Polar, o al menos el punto de conversación principal, de muchos productos tecnológicos portátiles, comenzando por el condenado Google Glass. Desde la etapa de TED, en 2013, Sergey Brin, el cofundador de Google, defendió los anteojos inteligentes con reconocimiento facial de su empresa denunciando la forma en que las personas, incluido él, miraban sus teléfonos inteligentes.

"Estás de pie y solo tocas este pedazo de vidrio", señaló. Para muchos, la solución de Brin parecía simplemente ridícula. Su discreta cámara se sentía demasiado invasiva. La idea no prendió.

Un ejecutivo diferente de Google, Ivan Poupyrev, tomó otra grieta en el problema desde la misma etapa en abril de este año. Él también condenó a un mundo de personas pegadas a sus pantallas.

Usando una chaqueta de Levi's, Poupyrev avanzó las diapositivas de su presentación deslizando su manga y declaró una nueva solución: las cosas.

Un tejido especial ubicado en el puño de la campera junto a un pequeño controlador permite controlar algunas funciones del smartphone
Un tejido especial ubicado en el puño de la campera junto a un pequeño controlador permite controlar algunas funciones del smartphone

"¿Las cosas pueden convertirse en una forma de interactuar con nuestra vida digital? ¿Puede el mundo convertirse en tu interfaz?", preguntó. La clave, admitió, es que las cosas deben ser algo que la gente realmente quiera usar. Fue una clara lección de las deficiencias de Glass.

Ahí es donde entra la industria de la moda. Además de Levi's, la división de tecnología avanzada e investigación de Google ha colaborado con Saint Laurent en una mochila de lona negra llamada "Cit-E" con una correa "inteligente" que puede controlar un teléfono con gestos. La mochila, de $995, funciona con Jaquard, la misma aplicación creada por Google que se utiliza en las chaquetas de Levi's. Salió a la venta en septiembre.

Dillinger dijo que espera que más marcas sigan a Levi's, con tecnología específica para los tipos de usuarios que se sienten atraídos por ellas. La chaqueta de jean de Levi's "connota un cierto estilo de vida", dijo, para las personas que van a clubes, bares, conciertos y festivales, "así que hemos desarrollado habilidades para ese estilo de vida".

No usé la chaqueta en un club, concierto o festival en la semana que la probé. Algunos días olvidé por completo usar las funciones inteligentes, validando así inadvertidamente la teoría de Poupyrev de que una buena chaqueta era más importante que la tecnología que contenía.

En ese instante, mi manga me sorprendía con un zumbido, recordándome (¿qué más?) que sacara mi teléfono.

Traducción de Ángela Atadía de Borghetti

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.