Test drive: el nuevo Subaru Forester tiene las virtudes de siempre

Diego Cúneo
(0)
1 de junio de 2019  

Diseño sin estridencias pero una mecánica excelente en el Subaru Forester Limited SE
Diseño sin estridencias pero una mecánica excelente en el Subaru Forester Limited SE

El Subaru Forester tiene una fama bien ganada. Es que este modelo, que nació como un sport wagon y que evolucionó hasta convertirse en un SUV con todas las letras, tiene atributos muy fuertes para mantener su vigencia desde que fue lanzado en 1997. No por nada, es el vehículo de la marca más vendido a nivel mundial. Ahora en su quinta generación (la anterior data de 2013) llega al país importado de Japón y en cuatro versiones, entre ellas la Limited Sport SE que probamos.

Es sabido que el Forester luce un diseño que no es pretencioso y que hasta puede parecer un poco quedado en el tiempo. Pero está claro que para los clientes de Subaru esto es un detalle menor. ¿Por qué? Porque la fidelidad a la marca no tiene que ver tanto con la estética sino con atributos más importantes: gran confort, excelentes prestaciones todoterreno y, fundamentalmente, una mecánica sólida y confiable.

Además, estrena una nueva plataforma global basada en una arquitectura más liviana pero al mismo tiempo más reforzada, con el objeto de aumentar la seguridad. Por eso, ahora sumó 15 mm de largo, 20 mm de ancho y bajó 5 mm de altura respecto de la versión precedente; asimismo, se aumentó la distancia entre ejes en 30 mm.

De silueta robusta y voluminosa, los cambios estéticos son sutiles: una parrilla apenas más estilizada, un paragolpes un poco más afinado que incluye los rediseñados faros antiniebla, nuevos ópticas con luces LED, renovadas luces traseras y parantes más angostos, entre otras sutilezas.

El interior del Subaru Forester luce moderno pero sin perder la sobriedad característica de la marca
El interior del Subaru Forester luce moderno pero sin perder la sobriedad característica de la marca

El aumento en la distancia entre ejes buscó brindar un mayor espacio interior, y el resultado fue óptimo, ya que ahora verdaderamente sobra lugar tanto en las plazas delanteras como traseras; también aumentó la capacidad de carga (el baúl sumó 14 L para alcanzar los 520 L).

Con una altísima calidad de materiales y terminaciones, en el interior se nota una estética más moderna pero que no por eso hace que pierda su sobriedad característica. Eso sí: ganó en equipamiento de confort (butacas de regulación eléctrica, pantalla táctil de 6,3", doble computadora de viaje, cámara de retroceso, sistema de audio Harman Kardon, etcétera) y de seguridad. En ese aspecto, además de los tradicionales (7 airbags, anclajes Isofix, frenos con ABS y EBD, control de estabilidad y demás) incluye el flamante sistema EyeSight de ayudas a la conducción, que mediante cámaras y sensores instalados en el perímetro del vehículo va monitoreando el entorno y en caso de posibles peligros alerta al conductor mediante diversos avisos sonoros y visuales. Entre estos se encuentran el frenado autónomo de emergencia, el aviso de arranque del vehículo precedente y el alerta de tránsito cruzado delantero y trasero. Además, tiene una cámara lateral que puede ser activada a voluntad cuando se necesite hacer alguna maniobra compleja y que requiera tener una visión precisa del lugar. Súper completo.

Como se dijo, los que conocen la marca saben que uno de los puntos más fuertes de cualquiera de sus modelos está en su mecánica. Y también ahí hay novedades: si bien conserva el motor boxer naftero de cuatro cilindros (sin turbo) 2.5 L, la potencia fue aumentada de 172 a 184 CV (con el mismo torque de 24,4 kgm), pero que fue mejorado para lograr una mayor eficiencia y menores emisiones. Este está anexado a una caja automática de variador continuo Lineartronic con 7 marchas preprogramadas, mientras que la tracción sigue siendo la integral Symmetrical All Wheel Drive (SAWD) con distribución activa de torque y que es marca registrada de Subaru. También permite elegir tres modos de conducción (normal, barro y nieve) mediante el sistema XMode.

¿Cómo se siente el conjunto? Óptimo. Es ágil, dúctil, de gran respuesta tanto en ciudad como en ruta, donde muestra un ritmo de marcha bien relajado (a 130 km/h trabaja a 2000 rpm) y buenas prestaciones: acelera de 0 a 100 km/h en 9,7 s y recupera de 80 a 120 km/h en 6,5 s. Claro que también muestra los mismos atributos en el offroad ya que gracias a la excepcional SAWD es posible incursionar en los más diversos terrenos con solvencia, seguridad y sin sobresaltos (en eso está varios escalones por sobre sus competidores).

Otra novedad está en el conjunto de suspensiones (independientes tipo Mac Pherson adelante y con doble brazo oscilante atrás), que fueron renovadas para minimizar la absorción de las imperfecciones del terreno y reducir los movimientos de la carrocería en curvas, lo cual se traduce en confort de marcha y seguridad excelentes.

El Forester entra en el segmento del mercado con mayor oferta (el de los SUV compactos), contra grandes competidores (Kia Sportage, Jeep Compass o Ford Kuga, entre otros) y con un precio un poco alto (US$48.000 ya que por su origen lo alcanzan todos los impuestos). Pero es sin dudas de lo mejor que hoy se ofrece en plaza.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.