Arte. De Córdoba al mundo, sin fronteras ni millones