Ayelen Tarabini, la atleta que conocía al abusador estadounidense: "Hay muchas víctimas que tienen que salir a hablar"

Ayelén Tarabini
Ayelén Tarabini
(0)
25 de enero de 2018  • 20:11

“Por suerte, pensándolo ahora, no tuve el dinero suficiente para viajar a Estados Unidos, sino hubiese ido de cabeza”. Así se expresó durante una entrevista en Café de la Tarde, por LN+ la gimnasta argentina Ayelén Tarabini quien conoció y tuvo contacto durante años con Larry Nassar , el médico sentenciado a 175 años de prisión por abuso sexual a más de 150 niñas.

Tarabini es una joven gimnasta de Mar del Plata que tuvo un acercamiento inocente con Nassar entre los años 2007 y 2015. Al médico de la delegación de gimnastas de Estados Unidos, lo conoció cuando tenía 15 años, en los Juegos Panamericanos de Rio de Janeiro. Al verse rodeada de todas las estrellas norteamericanas comenzó a involucrarse más en la rutina diaria que ellas mantenían y el contacto con Nassar fue inevitable.

Ella señala que de su lado siempre lo vio de manera inocente. “Él se acordaba de mí por la sonrisa y mi simpatía. Pero para mí era normal porque muchas veces en competencia siempre me lo decían y no me daba cuenta”, recordó la atleta desde Mar del Plata.

Habla Tarabini, la gimnasta argentina que se salvó del médico abusador Larry Nassar

00:51
Video

La ayuda del ‘médico de las estrellas’ la motivaba a no bajar los brazos. Fue en 2011 con una de sus lesiones en la que Ayelén más reparó en él. Se cortó el tendón de Aquiles y la ayuda de Nassar no tardó en llegar. Le envió una encomienda con videos y un mensaje. La invitó a ir a Estados Unidos para realizar la recuperación, pero por un tema de costos la atleta no viajó.

“Lamentablemente tuve muchas lesiones durante mi carrera y Nassar se contactó conmigo cuando me corté el tendón. Me mandó videos y una carta escrita a mano y me invitó a ir para allá”, recordó al joven, y añadió: “Por suerte, pensándolo ahora, no tuve el dinero suficiente para hacer ese viaje. Si no, hubiese ido de cabeza”.

Luego del primer contacto en 2007, sólo se encontraron en persona en los Mundiales de Gimnasia artística de 2009 y 2010. Pero su relación fue mucho más allá. Comenzó a hacerse cibernética, donde Nassar comentaba las fotos que la joven publicaba, le enviaba mensajes privados y no se olvidaba de ponerle likes (me gusta). “Teníamos conversaciones normales por Facebook. Nada fuera de los términos normales”, dijo, y explicó que era común tener este tipo de relaciones con los médicos de otras delegaciones ya que la Argentina no solía viajar con médicos propios, entonces recaían en los de los otros equipos. “Como no llevamos médico, entonces los de las otras delegaciones siempre te ayudaban y se generaban lindos vínculos”.

“Para el mundo de la gimnasia Nassar era uno de los mejores médicos. El equipo de Estados Unidos es una potencia y él era el mejor. Ahora es un monstruo”, dijo con seriedad la atleta de 25 años. “Siempre estamos mostrado el cuerpo con las mallas y las calzas. Viajamos con el equipo y los entrenadores, se arma un ambiente familiar de confianza, entonces si uno tiene un problema físico, el médico actuaba. Había masajes y charlas. Pero no por eso un ‘tratamiento ginecológico’ como describió Aly Raisman- atleta estadounidense y víctima-“, señaló.

La argentina que se salvó del abusador serial

18:39
Video

El médico sentenciado a 175 años de prisión no sólo actuaba dentro del equipo de Estados Unidos, con quienes trabajaba, sino en sus viajes también había victimas. “Una atleta estadounidense cuenta que una vez Nassar, en un viaje a Tokio, le dio una pastilla para relajar y cuando se despertó lo tenía encima”, amplió.

S imone Biles, campeona olímpica, fue la gota que terminó de derramar el agua del vaso. Sus declaraciones dejaron expuesto al médico de la Federación de Gimnastas de Estados Unidos, Larry Nassar, y al centenar de denuncias por abuso sexual. Ella fue la última en hacer público el abuso que recibió de su parte, pero anteriormente, y bajo el hashtag #metoo, varias habían sido las atletas que lo habían incriminado, entre ellas Aly Raisman y Gabby Douglas.

Este miércoles se conoció, tras siete días de emotivos testimonios de más de 150 víctimas y sus familiares en el tribunal de Lansing, Michigan, la sanción para Nassar: 175 años de cárcel. Sumados a sus 60 años de prisión por delitos de pornografía infantil.

“Creo que fue un quiebre y un despertar para muchos. Es para concientizar y para las que fueron víctimas salgan a hablar y no se callen, que hay apoyo”, resumió Tarabini. “Siempre hay alguien que se aprovecha, es un deporte que se arranca de muy chica, yo empecé a los tres años. Hay muchas víctimas que tienen que salir a hablar”.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.