Arranca el show de las estrellas, los millones y de Ginóbili, el pibe de 40

La temporada en la que varias franquicias rearmaron sus equipos, gastando US$ 1700 millones en los primeros nueve días del mercado de traspasos, comienza mañana; será la 16ta consecutiva del bahiense que lleva la 20 de los Spurs
Diego Morini
(0)
16 de octubre de 2017  

Fuente: AP

Show Time. Nada define mejor a la competencia más espectacular y atractiva del universo del deporte. La NBA encenderá desde mañana sus reflectores. Cambios permanentes, movimientos entre franquicias interesantes y una cantidad de millones de dólares que impresionan. Entre todo ese brillo emerge la imagen de Emanuel Ginóbili que va por su temporada número 16 en la mejor competencia del planeta básquetbol. Una nueva función, otro año en el que los reflectores perseguirán a estrellas del tamaño de LeBron James, Stephen Curry, Kevin Durant, Russell Westbrook, James Harden... la lista resulta interminable.

El primer gran golpe para esta nueva temporada llega desde el Oeste, porque los traspasos generaron una verdadera sensación. Abrió el juego Houston, que se quedó con Chris Paul, quien junto con Harden, buscarán ir tras el anillo de la NBA. El campeón, Golden State Warriors, no se movió para esta temporada, pero no necesitó hacerlo, ya que se encargó de sostener a cada una de sus figuras: Curry, Durant, Klay Thompson y Draymond Green. El último gran impacto fue el de Oklahoma City Thunders. De la mano de su general manager, Sam Presti, salieron al mercado para buscarle compañeros a Westbrook para formar un Big Three. Primero se quedaron con el jugador franquicia de Indiana, Paul George, y sobre el cierre volvieron a hacer ruido con la contratación de Carmelo Anthony, que dejó New York Knicks. En los Spurs se confirmó la continuidad de Ginóbili, junto a Pau Gasol, LaMarcus Aldridge y Leonard. Gregg Popovich no salió a patear el tablero, porque aunque intentó sumar a Chris Paul, salió de la lucha de las grandes contrataciones y se quedó con Rudy Guy, Jeoffrey Lauvergne y Brandon Paul.

En el Este también se movieron las franquicias que dominaron la Conferencia en la última temporada: Boston y Cleveland. Los Celtics tomaron determinaciones importantes, porque se quedaron con Gordon Hayward, el jugador que era estrella en Utah Jazz, y después se encontraron con una posibilidad que no dejaron escapar: contrataron a Kyrie Irving, el ladero de LeBron James en Cleveland. Este movimiento también levantó temperatura en los Cavaliers, que se quedaron con Isaiah Thomas, el pequeño gigante de los Celtics, y salieron a dominar el mercado con otras contrataciones de peso: Derrick Rose, Dwayne Wade y José Calderón.

Si bien nadie lo anota como un equipo que pueda desplazar a Boston y Cleveland en la Conferencia Este, la conformación de Toronto Raptors, se mantiene entre las más competitivas, ya que mantuvo a Kyle Lowry, DeMar DeRozan, Jonas Valanciunas y Serge Ibaka y sumó a CJ Miles.

Una montaña de dólares

La NBA vendió sus derechos de televisación entre 2016 y 2025 por 24.000 millones de dólares y eso provocó que las franquicias tomaran determinaciones que impactan. Firmaron contratos con sus estrellas que cortan la respiración. Para comprender la locura, sólo hace falta mencionar que cuando se abrió la agencia libre el 1° de julio último (el día en el que los jugadores con contratos vencidos pueden empezar a negociar con los equipos), los conjuntos de la NBA invirtieron en salarios más de 1700 millones de dólares en apenas nueve días.

Abrió el juego el campeón, Golden State Warriors, que se sentó a negociar con su hombre estrella, Stephen Curry, y acordó un contrato por cinco temporadas a cambio de US$ 201.000.000. Detrás tomaron la posta los Rockets, porque James Harden, que tenía contrato por dos años más con la franquicia a cambio de 58.800.000 dólares, aceptó la extensión de su vínculo por otros cuatro años con Houston por otros US$ 170 millones. En ese arranque también se cerraron los nuevos contratos de Kyle Lowry con Toronto por US$ 100 millones por tres años, mientras que New Orleans, aceptó pagarle a Jrue Holiday unos US$ 126.000.000 por cinco años de contrato.

Pero no se detuvo la ronda de millones, porque Oklahoma City Thunders, más allá de haberse quedado con Paul George y Carmelo Anthony, tuvo que sentarse a negociar un nuevo vínculo con su jugador franquicia, Westbrook. Si bien todavía tenía un año más de contrato con los Thunders y por eso iba a recibir 28.500.000 de dólares, acordaron con Sam Presti, el general manager de la franquicia, extender la relación por otros cinco años por US$ 205.000.000, unos 41 millones por temporada.

La última cifra que impactó en el mercado fue la que acordó Joel Embiid, de Philadephia 76ers. El pivote camerunés que mide 2,13 metros, firmó un contrato por cinco temporadas a cambio de US$ 148 millones. Embiid cobrará este año US$ 6.100.266, porque corresponde a su acuerdo anterior, pero a partir de la temporada 2018-19, su sueldo ascenderá a US$ 25.517.242.

La competencia está concentrada en el poder de Golden State Warriors y Cleveland Cavaliers. En sus presupuestos se advierte por qué dominaron la escena de los últimos tres años. Para esta temporada los Cavaliers gastarán US$ 143.510.793, mientras que los Warriors pagarán un poco menos, aunque la suma resulta igual de increíble: US$ 140.195.067. La estrella de Cleveland, LeBron James, cobrará en los dos próximos años US$ 68.893.677, mientras que Curry, el hombre más importante de la franquicia que se quedó con el último anillo, sumará en su cuenta bancaria US$ 72.139.704, en las dos próximas temporadas.

Dos generaciones

La atención de este lado del mapa sobre este año del básquetbol más poderoso del planeta estará concentrada en Emanuel Ginóbili, que va por su 16ª temporada en San Antpnio Spurs. Está lejos el bahiense de dar señales sobre si será su última función con la franquicia texana; sin embargo, está todo preparado para que la liga le rinda homenaje a uno de los mejores extranjeros que participó en la competencia.

Con cuatro anillos de la NBA, Ginóbili, a los 40 años, intentará poner nuevamente a los Spurs en instancia de playoffs, buscarán darle pelea al súper poder de los Warriors y pretende desactivar las dinastías que están pensando construir Houston y Oklahoma.

“Estoy emocionado. Es excitante la apertura de temporada, pero también el partido 2 es excitante, o el 72. Cuando tenés cierta edad y experiencia, querés disfrutar de todo el proceso. Ahora estoy ahí”, dijo Manu en la cuenta oficial de los Spurs. San Antonio arranca su participación en la competencia el miércoles en su casa ante Minnesota Timberwolves.

No será el único argentino en la competencia, ya que Nicolás Brussino también tendrá su lugar en la NBA. El santafecino ya tuvo una primera experiencia en Dallas Mavericks, pero este año Atlanta Hawks lo eligió para formar parte de su franquicia. Durante la pretemporada el alero de la selección de la argentino, redondeó 4.4 puntos, 2.2 rebotes, con 36.4% en triples, en 9.3 minutos de media.

Mañana se abre el juego con los duelos entre Boston Celtics y Cleveland Cavaliers y Houston Rockets con Golden State Warriors. Arranca el show de las estrellas, los millones y del pibe de 40: Manu Ginóbili.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.