En el arranque, la Liga se sintió a gusto con el clima futbolero de San Lorenzo