La Liga Nacional, al mejor estilo NBA: una asistencia de faja y un caño espectacular