Quimsa, un campeón de punta a punta