Una noche de emociones: San Lorenzo se conmovió con la vuelta del básquetbol a Boedo

Liga Nacional de Básquet 2016/2017 Fase de grupos
San Lorenzo

San Lorenzo

Bahía Estudiantes

Bahía Estudiantes

Con el juego frente a Bahía Basket, por la Liga Nacional, el Ciclón regresó al barrio con una competencia oficial, tras casi 32 años
Diego Morini
(0)
24 de octubre de 2016  

El primer equipo de San Lorenzo en la vuelta a Boedo
El primer equipo de San Lorenzo en la vuelta a Boedo Crédito: Prensa San Lorenzo

Se restregan los ojos porque quieren disimular un par de lágrimas. Otros no pueden evitarlo. Es que San Lorenzo volvió a Boedo. Laten los corazones con fuerza. Se corta la respiración. Porque hay cosas que no se explican en palabras, simplemente se sienten. Y para comprenderlas era necesario estar dentro del polideportivo Roberto Pando, el sitio en donde anoche el Ciclón, el campeón de la Liga Nacional , disfrutó de jugar en su casa. Y con ello sobrevolaron miles de recuerdos porque allí, de alguna manera, está el alma de Alfredo Belli, Alberto Trama y Salvador Capecce, un trío que supo llenar de gloria a la historia basquetbolística a la entidad de Boedo… Si hasta eran comparados con otras leyendas del fútbol del Ciclón como Farro-Pontoni y Martino. Fue una noche en la que apenas importó cómo terminó el juego ante Bahía Basket . En ese escenario se respiró, con ese acontecimiento deportivo, la reivindicación de una lucha por la identidad de una inmensa institución.

Jerome Meyinsse y Santiago Scala pelean por el balón para San Lorenzo; en el medio, Anthony Johnson
Jerome Meyinsse y Santiago Scala pelean por el balón para San Lorenzo; en el medio, Anthony Johnson Fuente: Telam

La fría estadística hablará de un triunfo por 72 a 57 sobre el juvenil equipo de Bahía Basket, con grandes actuaciones de Jerome Meyinsse (15 puntos), Selem Safar (15) y Santiago Scala (12). Pero el partido fue emoción, recuerdos, nostalgia y alegría. Fue mucho más que un resultado.

"Sin dudas que fue un día especial. En primer lugar, como dirigente de San Lorenzo, porque es la gran celebración de muchos años de trabajo y el regreso a Boedo con una actividad oficial desde aquel lejano 1984. En segundo lugar, a nivel personal, me recuerda cuando a fines de los 60 iba a ver al equipo de básquet con mi papá. Fue un día muy emocionante para todos los hinchas de San Lorenzo. Acá estuvieron cerca de 2000 hinchas en el estadio, pero fueron más de cuatro millones de cuervos los que se emocionaron con esta vuelta". Las palabras de Marcelo Tinelli , vicepresidente del Ciclón, resumen en buena medida qué pasó anoche en una atmosfera impregnada de emoción.

Es que ahí donde los corazones latieron con fuerza y no por una doble o un triple, se coronaron los sueños. En ese estadio de básquetbol poco importaron los 31 millones de pesos que demandó la construcción del polideportivo. Ahí la gente estaba escribiendo una nueva historia para el Ciclón. Los hinchas llegaron por José Marmol, hasta la esquina de Salcedo y la mirada se les perdió porque los ojos se les humedecieron. El impacto apenas los dejó comprender que esa obra, que comenzó en marzo de 2015, que tiene capacidad para 2050 personas, es producto del superávit que genera el club mensualmente. No se apeló a ninguna cuota extraordinaria para llegar a cumplir el anhelo de estar nuevamente en el barrio disfrutando de una competencia de elite. Porque San Lorenzo nuevamente está en Boedo y eso es lo único que cuenta. Es verdad que el alma siempre estuvo allí, pero anoche sintió que le volvió al cuerpo. "La inauguración del Polideportivo es un orgullo, otro motivo de felicidad para todos los socios e hinchas de San Lorenzo. Primero porque es una obra muy importante para el club, pero además porque se construyó 100% gracias al superávit genuino, ordinario, del club. Fueron 31 millones de pesos que se pagaron sin aportes externos. Creo que es algo para resaltar, para que los hinchas de todos los equipos comprueben que con una administración eficaz los clubes no sólo pueden evitar ser deficitarios sino, también, crecer", dijo Matías Lammens .

Fueron 32 años de espera para sentir que la sangre vuelve a hervir en Boedo, porque los libros dicen que en diciembre del 84, en el salón San Martín, justamente el básquetbol disputó un juego oficial por última vez y fue ante Independiente. Pero valió la pena tanto andar, porque el desahogo resultó hermoso y en el rostro de la gente y hasta de los protagonistas se podía observar que la noche del 25 de octubre de 2016 quedará grabada a fuego, incluso, por encima del histórico juego en la NBA, en Canadá, ante Toronto Raptors. "La vuelta a Boedo estuvo por encima del partido que jugamos anoche. Tiene que ver con el deseo y la identidad de los hinchas de San Lorenzo", dijo Julio Lamas , el DT del campeón de la Liga Nacional.

Anoche, el tiempo se detuvo por un instante y el Ciclón inmortalizó su lucha. Volvió a Boedo, regresó a su casa.

Quimsa logró un rotundo triunfo ante Instituto

En tanto, Quimsa logró una contundente victoria sobre Instituto, de Córdoba, en Santiago del Estero, por 88 a 65. El goleador del juego con 16 tantos fue el pivote estadounidense Sam Clancy Jr. de la visita, mientras que su compatriota, el alero Tristan Spurlock fue el máximo anotador del local con 14 tantos.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.