Camisetas de 10 euros: indignación en Venezuela por usar indumentaria comprada en Decathlon

El escudo de Venezuela tapa la marca Quechua
El escudo de Venezuela tapa la marca Quechua
(0)
27 de marzo de 2019  • 10:34

Las diferencias entre la camiseta que utilizó Venezuela ante la selección argentina y las del lunes frente a Cataluña son notorias. Aunque pocos conocieron el motivo, y la explicación recién llegó minutos después del amistoso disputado en Girona: Givova, el proveedor de indumentaria de la federación venezolana, no proporcionó las camisetas para el cotejo celebrado en Montilivi, y la dirigencia tuvo que salir a comprar camisetas de la marca Quechua, comercializadas por la cadena de ropa deportiva Decathlon. Después, taparon la marca con el logo de la federación y colocaron el logotipo de Givova. La camiseta vinotinto "alternativa" se vende en los locales de Decathlon a solo 10 euros.

La situación causó indignación en el vestuario venezolano, y algunos jugadores también mostraron su bronca en las redes sociales. El capitán, Tomás Rincón, explicó los problemas que tuvieron durante la doble jornada de la primera fecha FIFA del año y tachó lo ocurrido de "vergonzoso", junto a una fotografía en la que se pueden apreciar tanto la camiseta habitual como la que llevaron para el amistoso frente a los catalanes.

Por su parte, Salomón Rondón fue más directo. Compartió una imagen en la que se ve el nombre de Givova tapado con una señal de prohibido y el texto "no están a la altura". "La chapuza de las camisetas de Venezuela", tituló el diario deportivo Marca. "Venezuela o la precariedad también en el campo de juego", señalaron en El País.

El recuerdo de Atlético Tucumán

A la agónica clasificación de Atlético Tucumán a la segunda rueda de la Copa Libertadores 2017 no le faltó nada: llegada tarde al estadio, reclamo de los dirigentes de El Nacional (el rival) y un resultado ajustado. Y tuvo muchas más particularidades, como un viaje por la autopista a 130km/h y un colectivo que funcionó de vestuario. Pero, sin dudas, lo más llamativo fue que los jugadores tucumanos tuvieron que jugar con la camiseta de la selección argentina Sub 20, que se encontraba en Quito disputando el Sudamericano juvenil.

Todo comenzó con el retraso en Guayaquil, producto de un problema administrativo de la aerolínea encargada del trayecto. Eso provocó que el plantel y el cuerpo técnico tuvieran que abordar un vuelo de línea. Con el apuro, el cambio de vuelo y otras cuestiones de logística, la delegación no pudo llegar a Quito con los cajones de la utilería. Sin camisetas, sin botines. ¿Cómo era posible jugar así?

Rápidamente, entre los tres dirigentes de Atlético que habían llegado antes, los representantes de El Nacional y los delegados de Conmebol comenzaron a buscar soluciones. La primera alternativa que surgió (y la más improbable) fue que los hinchas que estaban en el estadio -más de dos mil- les prestaran sus camisetas a los jugadores. Era imposible por la diversidad de diseños y la falta de numeración. La segunda opción, que incluso se puso en práctica, fue que el conjunto local cediera un juego alternativo. Esas camisetas llegaron al vestuario: eran azules y estaban acompañadas por un pantalón blanco.

Ahí fue que apareció la AFA, o mejor dicho la delegación argentina Sub 20, que puso a disposición un juego de camisetas y los botines de los jugadores. Así fue que a último momento se decidió vestir con esos colores, que además coinciden con los del equipo tucumano. El único jugador que no se puso la indumentaria argentina fue el arquero Cristian Lucchetti.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.