Cómo funciona el sistema global que analiza las apuestas deportivas

Marcelo Gantman
Marcelo Gantman PARA LA NACION
(0)
10 de junio de 2019  • 23:59

El arreglo de partidos en competencias deportivas encendió 198 alarmas en el primer trimestre de 2019 y fueron reportados 33 casos, la mayoría vinculados al fútbol en ese mismo lapso. Las cifras corresponden al Global Lottery Monitoring System (GLMS), un organismo internacional dedicado a analizar patrones extraños en apuestas deportivas con tecnología que permite el rastreo de movimientos sospechosos en tiempo real. Cada minuto del día, durante los 365 días del año.

El GMLS nació en 2009 inicialmente como organismo europeo y comenzó a operar de manera global en 2015. Actualmente tiene acuerdos con FIFA, UEFA, el Comité Olímpico Internacional, La Liga, la TIU (tenis), Interpol y una gran cantidad de casas de apuestas en más de 30 países, con la finalidad de preservar la integridad de las competiciones deportivas. El sistema funciona con una generación de alertas de diferente intensidad cuando se descubren movimientos extraños en las tendencias de las apuestas. También cuando se detectan informaciones y rumores extraños vinculados a partidos de buena parte de los deportes profesionales.

En el 75 por ciento de los casos las alertas que se generan son previas a los partidos. Son de color verde cuando se trata de advertir situaciones que llaman la atención por si mismas. Por ejemplo, cuando se van a enfrentar equipos que comparten un mismo patrocinador. O cuando se cruzan clubes de un mismo dueño. Son advertencias que no necesariamente llaman a la acción, sino que ponen de sobre aviso a las organizaciones competentes. Una alerta amarilla puede darse por alguna información en particular que haya recibido el GLMS; rumores de arreglos que aparecen en redes sociales; algún cambio inexplicable en el pronóstico de un partido que modifica la tendencia de las apuestas y hasta por la estructura de competición que pueda tener un deporte, que pueda favorecer algún tipo de arreglo.

Las alertas rojas ya remiten a cambios bruscos en los patrones de apuestas, rumores de arreglos que llegan de una fuente autorizada y por el gran flujo de dinero que puede ingresar, en poco tiempo, hacia algún equipo o deportista. El GLMS genera las alertas y hace su labor de monitoreo para descubrir arreglos cuando los haya: sobre 198 observaciones en el primer trimestre de 2019, hubo 33 reportes de partidos sospechosos.

El fútbol es el deporte con mayor cantidad de alertas que provienen de todas las regiones: 128 casos. Sigue el básquet con 37, el hockey sobre hielo con 15 y luego aparecen el tenis y el voleibol con seis cada uno. El handball y el badminton tuvieron dos casos, mientras que el tenis de mesa reportó un caso. El crecimiento de un fenómeno global como los eSports ya no escapa a este tipo de problemática: ya registró una alerta en 2019 y tuvo otras seis durante 2018.

El GLMS precisa de dos condiciones para poder operar y actuar. Una de ellas son sus acuerdos con organizaciones deportivas como FIFA, UEFA y la unidad de integridad de tenis. La otra es la de trabajar en conjunto con las casas de apuestas y organismos de control en territorios donde el juego está legalizado. Durante 2018 se emitieron un total de 631 alertas y se reportaron 81 partidos. FIFA recibió 46 incidentes y la UEFA tuvo otros 18.

Si el fútbol argentino llegara a abrir esta enorme compuerta, ese semáforo de alertas podría ser una nueva realidad con la cual confrontar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.