Copa Libertadores: Boca volverá a cruzarse con Atlético Paranaense tras la polémica

Como hace unos días, Boca y Atlético Paranaense volverán a medirse en la Bombonera
Como hace unos días, Boca y Atlético Paranaense volverán a medirse en la Bombonera Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Patricio Insua
(0)
14 de mayo de 2019  • 00:01

Acaso mucho más que en la revancha con Vélez del jueves, que cerrará la llave de los cuartos de final de la Copa de la Superliga, la atención de Boca estaba puesta en lo que sucediese en la sede de la Conmebol. Es que en Luque, muy cerca del aeropuerto internacional de Asunción, se realizaba el sorteo para conocer al rival en los octavos de final de la Copa Libertadores . Y el azar determinó que el conjunto de Gustavo Alfaro enfrentará otra vez a Atlético Paranaense , equipo con el que se cruzó en la fase de grupos, con derrota en Brasil (3-0) y triunfo en la Bombonera (2-1) en la última fecha para quedarse con el primer puesto.

La bolilla que guardaba en su interior el nombre de Boca fue la quinta que sacó el futbolista Roque Santa Cruz del copón 1, luego de que Juan Fernando Quintero había extraído del otro la del conjunto brasileño. El cruce de la semana pasada en la Bombonera había despertado un gran enojo en Tiago Nunes, técnico brasileño: "Si no hay VAR acá no se puede ganar". "Estoy acostumbrado a que pasen cosas así acá", había agregado Marco Ruben sobre el arbitraje del ecuatoriano Carlos Orbe Ruiz. El exdelantero de Rosario Central, Lucho González, Tomás Andrade y Braian Romero son los cuatro argentinos del equipo que se enfrentará a Boca en octavos de final de la LIbertadores y a River en la definición de la Recopa Sudamericana, bien pronto: el 22 y 29 de mayo próximo, primero en Brasil y el desquite en el Monumental.

En el Grupo G de la Libertadores, Paranaense fue millonario de local y mendigo de visitante. En su casa tuvo puntaje ideal y no recibió goles, al derrotar 4-0 a Jorge Wilstermann, 3-0 a Boca y 1-0 a Deportes Tolima, mientras que como visitante cayó por 1-0 en Colombia, 3-2 en Bolivia y 2-1 en La Bombonera. Sin embargo, peor que las caídas fueron los dos casos de dopaje que arrojaron los controles de Thiago Heleno y Camacho. La sustancia detectada fue higenamina y la Conmebol todavía no dio sentencia.

El gran poder ofensivo lo llevó hasta los octavos de final. Marco Ruben es uno de los goleadores de la Copa con seis tatos, cuatro de los cuales se los metió a Boca: el hattrick en Brasil y el que había abierto el marcador en Buenos Aires. Y por los costados cuenta con el ida y vuelta de Nikao y los desbordes de Rony, autor del gol con el fin de semana pasado el elenco negro y rojo se impuso 1-0 ante Bahía. Transcurridas apenas cuatro de las 38 fechas del Brasileirao marcha sexto con 7 puntos y el domingo recibirá a Corinthians. Además, Jonathan y Renan Lodi son dos laterales que le dan profundidad al ataque.

A diferencia de los que ocurrió el año pasado, cuando cerró todas las series de eliminación directa como visitante, esta vez (al menos en octavos) el choque decisivo será en Brandsen 805 por haber ganado su grupo. Entre los posibles rivales hay había tres de nuestro país (River, San Lorenzo y Godoy Cruz), dos de Brasil (Gremio y Atlético Paranaense), dos de Ecuador (Liga de Quito y Emelec) y uno de Uruguay (Nacional).

Los dos choques de la fase de grupos son los únicos oficiales que enfrentaron a los de la Ribera con Atlético Paranaense. Si Boca avanza se encontrará en los cuartos de final ante el ganador de Olimpia-Liga deportiva Universitaria de Quito, mientras que la proyección en las semifinales podría enfrentarlo con River o San Lorenzo.

"Estamos convencidos que tenemos que volver a jugar la final de la Copa Libertadores. No venimos con ninguna expectativa en especial", había dicho Daniel Angelici antes del sorteo. El principal dirigente xeneize presenció el sorteo sentado al lado de Nicolás Burdisso, a tres butacas de Rodolfo D´Onofrio, presidente de River, y a dos del representante Christian Bragarnik, quien tenía a su lado a Matías Lammens, titular de San Lorenzo.

Boca y Atlético Paranaense volverán a cruzarse recién después de la Copa América, a fines de julio; en medio habrá un largo libro de pases, en el que se espera que Boca dé varios fuertes golpes en el mercado. Cada club podrá cambiar cinco de los 30 futbolistas que conforman su nómina sudamericana.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.