Enojados por el dinero que ofreció una cadena de TV, en Brasil transmitieron un clásico sólo por Youtube y Facebook