Efecto cascada: la rebeldía de Delfina Pignatiello disparó la flexibilización de los olímpicos

Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Fernando Vergara
Olivia Díaz Ugalde
(0)
5 de junio de 2020  • 07:51

Las sonrisas se fueron desdibujando y los semblantes ya no son los de hace más de dos meses. Cuando la cuarentena por la pandemia del coronavirus daba sus primeros pasos en la Argentina, era común ver en las redes sociales cómo los atletas de alto rendimiento compartían sus entrenamientos en casa: nuevos métodos, ejercicios de rutina, prácticas por Zoom y distintas maneras de apelar al ingenio. Pero en el comienzo de junio la situación de aquellos que sueñan con Tokio 2020 cambió sustancialmente: la palabra del emblemático medallista de oro olímpico Santiago Lange y la fuerte alarma que encendió la representante del futuro, Delfina Pignatiello, sacudieron las decisiones del deporte nacional.

Detrás de una solución, es cierto que el diálogo entre las autoridades nacionales y las distintas federaciones llevaba un par de semanas. Pero en las últimas horas varios de los deportistas volvieron a alzar sus voces. Ante la consulta de LA NACION, todos se mostraron respetuosos ante la pandemia y la situación general del país. Entienden que millones de personas viven una situación muy desfavorable. Asimismo, buscan la manera de retomar la actividad profesional. Es por eso que quienes tengan su boleto a Tokio 2020 y aquellos que aparezcan en zonas de clasificación están muy cerca de lograr una flexibilización del aislamiento para que puedan volver a sus actividades. Anoche, de parte del gobierno nacional todavía no lo querían oficializar. Aunque explicaron que están muy cerca.

Las declaraciones de Pignatiello generaron un alto impacto. "Estoy hace 11 semanas sin poder entrenarme en una pileta. Es un récord mundial. No existen ejercicios que repliquen la sensibilidad que necesita un nadador para entrenar en el agua. Estoy practicando para mantener mi estado físico, pero para nosotros perdernos una semana de entrenamiento equivale a dos o tres meses de recuperación", dijo la nadadora en Todo Noticias. "Saber que podría llegar a los Juegos Olímpicos sin preparación me frustra demasiado y hace que entre en consideración la posibilidad de ni siquiera prepararme para Tokio y hasta dejar de nadar si esto se sigue extendiendo", añadió la triple medallista de oro en Lima 2019. Sus palabras rápidamente dieron la vuelta al mundo deportivo.

Lange - junto con Cecilia Carranza- adelantó que evalúa mudarse a Europa para continuar su preparación
Lange - junto con Cecilia Carranza- adelantó que evalúa mudarse a Europa para continuar su preparación Fuente: AP

En la Argentina ya se permite la práctica social en distintas provincias, pero el alto rendimiento aguarda por una respuesta que sería inminente. Según se supo, la mayoría de las federaciones han presentado sus protocolos y tanto el Comité Olímpico Argentino como el Enard buscan avanzar en la causa en conjunto con el Ministerio de Turismo y Deporte de la Nación que encabeza Matías Lammens. "El tema está en vías de solucionarse y los deportistas van a poder retomar sus entrenamientos en breve", aseguraron desde el máximo ente. "Esperamos una resolución que habilite a los 143 atletas clasificados a Tokio y a aquellos que estén en zona de clasificación", remarcó Gerardo Werthein. Además, el presidente del COA aseguró que analizan el traslado de los deportistas a algunas de las provincias menos afectadas por la pandemia. En las próximas horas habrá nuevas reuniones con Lammens e Inés Arrondo, secretaria de Deporte.

El mar de fondo que dio pie a la decisión que se avecina estuvo amparado en la voz de los atletas. Lange, por ejemplo, no entrena en el agua desde el 8 de marzo. Sus ejercicios físicos se limitan a su hogar. "Ya no sé cuánto tiempo nos va a llevar recuperarnos. Entiendo la pandemia, que no sabemos bien lo que es ni lo que hay que hacer, pero también hay que ser creativos respetando a la población. Hablé con el COA porque lo primero que pienso para mejorar mi preparación es la oportunidad de irnos a Europa. La historia me dice que hace tres meses estoy en casa", le contó el regatista a A24. "Somos muy respetuosos y estamos alineados con quienes deben tomar las decisiones", añadió.

Matías Lammens, secretario de Turismo y Deportes
Matías Lammens, secretario de Turismo y Deportes Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Otra de las atletas que se bañó en oro en Río 2016 es Paula Pareto. Recibió de parte del Enard el equipamiento necesario para entrenarse, pero nada suple sus prácticas en el gimnasio y con el equipo. "Sigo ejercitándome con circuitos y haciendo algo de fuerza, lo más cercano al judo posible. Lógicamente, es difícil que sea similar al judo real. Hago lo mejor que puedo para estar preparada lo mejor posible. Después veremos cómo me responde el cuerpo, no me voy a adelantar", apuntó.

Pareto, que además es médica, encarna un espíritu de disciplina y generosidad. "Tengo fe en que voy a poder recuperar mi mejor nivel. Es importante que de a poco se pueda flexibilizar, cumpliendo con el protocolo, porque hay muchos atletas que estamos clasificados y otros con chances de acceder a Tokio que no podemos salir de nuestras casas", añadió.

De cara a la máxima cita del deporte mundial, además, muchos de los argentinos ven cómo en Europa o en otros continentes sus competidores ya comenzaron a entrenarse de manera normal. "Yo llevo tres meses en mi casa en Olavarría y cada día que pasa es un día en el que nos ganan nuestros adversarios. Estoy ansioso y no sé cómo encarar mis jornadas", apunta Agustín Vernice, palista clasificado a Tokio.

Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino (COA)
Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino (COA) Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

En Las Flores se encuentra Juan Ignacio Cáceres, otro representante del canotaje que está en zona de clasificación a los Juegos Olímpicos. "Hace dos semanas que pude volver a tocar el agua en la laguna de mi ciudad y recién ahora empecé a sentirme bien. Las buenas sensaciones en deportes de agua son muy difíciles de lograr", resalta. Sabrina Ameghino es otra de las atletas que quiere volver al agua. "Cuando perdés tres meses de entrenamiento estás perdiendo muchísimo rendimiento. El cuerpo cambia, la fisiología cambia. Y si bien me mantengo, yo ya no tengo la misma estructura. Le ponemos onda, pero el mal humor gana espacio. Los tiempos de todos se nos acortan. Sé que hay esfuerzos, y ojalá que llegue la respuesta", sostiene la medallista dorada en Lima 2019 en la categoría K1 200m.

Días atrás, en su cuenta de Instagram, Belén Casetta (3000 metros con obstáculos) se plegó al pedido realizado por la gran mayoría de los deportistas de elite respecto de la flexibilización. "Mi responsabilidad en esta etapa es preparar mi físico y mi mente para conseguir logros deportivos para la Argentina. Y no soy la única. Pero en estas condiciones no estoy entrenando para aspirar a un Juego Olímpico".

Por ahora, apenas un puñado de deportistas olímpicos se están entrenando en provincias que fueron relajando el aislamiento: algunos ejemplos son la tiradora Fernanda Russo (La Rioja), el maratonista Eulalio Muñoz (Chubut) y el ciclista Catriel Soto (Entre Ríos). De acá en adelante, la gran mayoría de los atletas espera por una flexibilización que les permita enfocarse de nuevo en sus sueños.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.