Facundo Pieres también brilló en el golf y vivió una experiencia inolvidable

Facundo Pieres, durante una de las comidas con los famosos, rodeado por el boxeador Wladimir Klitschko y el futbolista Luis Figo
Facundo Pieres, durante una de las comidas con los famosos, rodeado por el boxeador Wladimir Klitschko y el futbolista Luis Figo
(0)
28 de septiembre de 2019  • 18:25

¿Qué es mejor: meter un gol de cogote en la cancha 1 de Palermo o pegar una buena salida en la mítica cancha de Saint Andrews? Seguramente Facundo Pieres, uno de los mejores polistas del mundo junto con Adolfo Cambiaso, se lo habrá preguntado por estas horas, tras su experiencia en el Alfred Dunhill Links Championship, un torneo golfístico muy singular que se desarrolla en canchas escocesas.

El sábado pasado, junto con sus hermanos Gonzalito y Nicolás, Facundo ganó la final del Abierto del Jockey Club de polo en la cancha 1 de Palermo en representación de Ellerstina Pilot, la formación que completó el empresario Curtis Pilot. Y dos días después, se despidió de la familia y emprendió viaje a Escocia. En esta oportunidad, convocado no por el deporte de los caballos y tacos, sino por el de los hierros y las maderas. Con figuras del circuito internacional y también ilustres de otros deportes. Una experiencia diferente.

En el Alfred Dunhill Links Championship lado compiten los profesionales, con su leaderboard correspondiente. Pero además, conforman pareja con un golfista aficionado. Y ahí es donde entró en juego el crack de Ellerstina. Que tiene 10 de handicap en polo y 4 como golfista amateur. Su compañero fue el profesional español Gonzalo Fernandez Castaño. Cumplieron una gran actuación y sólo un sistema de desempate les frustró la última aventura: disputar este domingo la vuelta final.

Facundo Pieres jugando en St. Andrews

01:02
Video

Les tocó debutar nada menos que en Saint Andrews, la cuna del golf, bajo el sistema fourball (pegan los dos con su pelota y se elige la mejor al final de cada hoyo para anotar). Y anduvieron muy bien en la primera jornada: presentaron una tarjeta de 62 golpes, diez bajo el par, quedando a sólo dos golpes de los punteros. Ayer, en la segunda jornada, en otro mítico escenario como el de Carnoustie, allí donde el francés Jean Van de Velde trascendió las fronteras en 1999 al dilapidar un título que tenía en el bolsillo en el hoyo 72, pretendiendo incluso jugar desde el agua. Pieres y Fernández Castaño firmaron 67 y totalizaron -15, quedando más lejos de la punta: a seis golpes. Con toda la presión para el tercer día, en la cancha de Kingsbarns. Es que debían quedar entre las 20 mejores parejas para pasar el filtro y poder jugar el domingo.

¿Qué pasó? Sellaron una vuelta de 63 golpes (-9), para un total de 192 golpes (-24). Un score como para ilusiones y que les permitió compartir la 16a posición junto con otras siete parejas. El problema es que sólo había disponibles cinco plazas, por lo que tres equipos quedarían fuera de competición por el sistema de desempate que aplicara la organización. Y uno de ellos, lamentablemente, fue el de Facundo.

Ahora bien, ¿cómo llegó Facundo Pieres a participar en este certamen? En junio y julio, mientras disputaba de los tradicionales torneos de polo de Inglaterra (la Queen's Cup y el Abierto Británico) con el equipo de La Indiana, Facundo coincidió en una cancha de golf con el sudafricano Ernie Els, exnúmero 1 del mundo y ganador de 4 Majors, y su compatriota Johann Rupert, "el dueño" de la Copa Alfred Dunhill. "En un momento de la vuelta, hablando con Els, le dije lo lindo que sería como experiencia participar en la Dunhill. Ernie se lo comentó a Rupert, que es su amigo, y a la semana me llegó un mail con la invitación. Verifiqué las fechas de la Triple Corona argentina de polo, tenía margen ya que el Abierto de Tortugas comenzaba en octubre, así que confirmé enseguida mi participación", comentó, entusiasmado, desde Escocia.

¿Cómo se sintió Facundo en la cancha de St. Andrews? "¡Es increíble! Toda la semana viene siendo espectacular. A mí que me gusta jugar al golf, es lo mejor que me pasó fuera del polo y no me lo podía perder. Estar con los golfistas, con algunas figuras como el excampeón mundial de los pesados Wladimir Klitschkho y los exfutbolistas Andriy Shevchenko, a quien ya conocía y con el que tengo una buena relación, y Luis Figo. Incluso, apenas supe que también jugaba el Pigu Romero, me contacté con él. Es bueno también disfrutar de estos momentos con argentinos", cuenta Pieres, que viajó solo y no dudó en calificar su desempeño en esos 18 hoyos iniciales: "Diría que bastante bien. Generalmente se me complican los tiros de salida y acá pegué derecho. Quizá no estuve tan preciso con los approachs y en los alrededores del green, algo en lo que suelo ser más sólido. Si no, hasta habríamos hecho un mejor score global con Gonzalo Fernández Castaño".

Es frecuente ver a Facundo y a sus compañeros de equipo (Nicolás, Gonzalito y Polito Pieres) jugar al golf en Ellerstina. Lo han hecho con futbolistas como Leonardo Ponzio y Carlos Tevez. Pero Pieres no tiene problemas en admitir que no es el top de la familia en el deporte de los hierros y las maderas. "No, Nico siempre fue mejor. Tiene 3 de handicap, pero juega 1 o 2. Una lástima, hubiese sido hermoso jugar con él acá, ojalá lo podamos hacer algún día. Esta vez me tocó a mi. A cualquier persona que le gusta el golf, es una semana inolvidable jugar este torneo".

Momentáneamente lejos de sus amores, su mujer Agustina y su hija Renata, y también de los tacos y las caballerizas. Pero disfrutando de una experiencia diferente en la cual le tocó demostrar que sus virtudes van más allá del polo, en ese arte de pegarle a una bocha en movimiento yendo a 60 km/h arriba de un caballo.

El torneo profesional

El certamen profesional del Alfred Dunhill Links Championship es liderado por el francés Victor Perez (64) y el inglés Matthew Southgate (65), con 196 golpes (-20). Tercero, a dos golpes, se ubica otro inglés: Paul Waring (65).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.