30 equipos, 30 entrenadores y todas las escuelas representadas

El Tolo empieza un nuevo ciclo en Newells
El Tolo empieza un nuevo ciclo en Newells Fuente: Archivo
Sólo cuatro entrenadores abrirán un nuevo ciclo en el campeonato largo y apenas 8 del total están identificados con el club; son 19 los que ya festejaron algún logro en la institución
Christian Leblebidjian
(0)
9 de febrero de 2015  • 23:31

Los entrenadores siempre suelen correr contrarreloj. No siempre reciben los refuerzos a tiempo, algunos tienen la posibilidad de elegir a gusto y piacere y que los dirigentes le cumplan, otros deben arreglarse con los futbolistas que descartan otros directores técnicos. Los contextos marcan el pulso. Y, claro, un delantero que no tiene lugar en un club podría pasar a ser fundamental para otro. Hoy todavía, a pocos días del cierre del libro de pases, hay quienes tratan de convencer a volantes que estarán tapados en algunos lugares para persuadirlos de que con ellos tendrán más continuidad. En la abundancia de los clubes grandes hay más presiones, es cierto, pero en la carencia de los chicos deben agudizar el ingenio para concretar la llegada de características que potencien sus planteles.

Lo primero que ofrecerá el mapa de entrenadores son caras conocidas. Apenas cuatro debutarán: Eduardo Coudet en Central, Américo Gallego en Newell's, Julio Falcioni en Quilmes y Carlos Mayor en San Martín de San Juan. Sin embargo, esta vez la mayoría de dirigentes no eligió cobijarse bajo la protección invisible de elegir un ex jugador como DT, ya que sólo ocho son del riñón, conducen equipos de los cuales supieron defender la camiseta como futbolistas: Arruabarrena (Boca), Apuzzo (Huracán), Troglio (Gimnasia), Oldrá (Godoy Cruz), Gallego (Newell's), Gallardo (River), Madelón (Unión) y Coudet (Central).

Sergio Lippi no jugó en Sarmiento. Sí lo hizo en otros dos equipos de Junín: Newbery y Moreno. Por eso, al principio, la gente lo miraba de reojo, porque no era del club. Pero luego de los ascensos y muy buenas campañas se metió a la gente en el bolsillo. "El presupuesto te condiciona. Uno debe evaluar bien y equivocarse lo menos posible, pero nos vamos a arreglar bien", dijo Lippi. Otra es la posición de Rodolfo Arruabarrena en Boca, que contará con un plantel de 33 jugadores (31 sin contar hoy a Magallán y Pavón, lesionados) y hasta reconoció que está tan conforme en cómo los dirigentes le cumplieron con los pedidos que podrá armar dos equipos para la alta competencia, uno para jugar en el torneo local y otro para la Copa Libertadores. Habrá caras que podrán repetirse, pero (por ejemplo) el Vasco contará (incluyendo a Osvaldo) con ocho futbolistas ofensivos para dos ataques: Lodeiro, el Burrito Martínez, Osvaldo, Carrizo, Calleri, Chávez, Gigliotti y Palacios. "Tengo muchas variantes. Que el malo sea yo que no los pongo y no que ellos no rindan", repitió a lo largo de toda la pretemporada en Tandil.

Los mayoría de los dirigentes apostaron a caras conocidas, aunque también es cierto que 19 entrenadores fueron campeones en estos equipos o lograron un objetivo, un ascenso, con la salvedad que hay casos como los de Gorosito en Argentinos, Labruna en Nueva Chicago o Lippi en Sarmiento que se anotaron en este grupo por las facilidades para ascender que ofreció el Nacional B pasado, donde (divididos en dos grupos) cinco de diez equipos lograron pasar a la máxima categoría. Distinto fueron los casos de Diego Cocca en Racing o Marcelo Gallardo en River, que dieron vueltas olímpicas en los ámbitos local e internacional, respectivamente. Como lo de Leo Madelón con Unión. Incluso lo de Néstor Apuzzo en Huracán tiene una connotación especial, porque no sólo logró el ascenso sino también la Copa Argentina. Y ahora está a punto de conseguir una clasificación a la fase de grupos de la Copa Libertadores. Cocca festejó ganar el campeonato pasado, pero ahora está enojado porque quiere reforzar el equipo y el N° 9 no aparece.

Hace tiempo que el fútbol argentino va renovando su grilla de directores técnicos, que la brecha generacional se va acortando con respecto a la edad de los jugadores, pero así y todo para este torneo habrá más entrenadores experimentados (18) que novatos (12). En los extremos se encuentran Ricardo Rezza (Temperley), con 22 equipos dirigidos, y Eduardo Coudet, que recién arrancará en Rosario su camino en esta nueva profesión. Entre los dos se llevan 26 años de diferencia. El año pasado, Carlos Bianchi se enfrentaba ya con colegas que supieron ser sus jugadores en los Boca multicampeones, como Guillermo Barros Schelotto, Martín Palermo y el propio Arruabarrena.

Ricardo Zielinski ya es un histórico en Belgrano, donde trabaja en forma ininterrumpida desde hace cinco años, aunque ya le avisó a Armando Pérez, presidente del club, que será su última temporada al frente del equipo. Es que hasta los buenos procesos cumplen ciclos.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.