Ariel Holan aplica la fórmula de la juventud en Independiente

El DT apostó por las jóvenes promesas del club y prescindió de varios futbolistas experimentados desde su llegada; hoy, ante Atlético de Rafaela, habrá otra vez cuatro jugadores de la cantera
El DT apostó por las jóvenes promesas del club y prescindió de varios futbolistas experimentados desde su llegada; hoy, ante Atlético de Rafaela, habrá otra vez cuatro jugadores de la cantera
Jonathan Wiktor
(0)
15 de abril de 2017  

Holan y una actitud casi paternal con Barco
Holan y una actitud casi paternal con Barco

El último eslabón de la cadena evolutiva está siempre en manos de los entrenadores de primera. No hay proceso formativo exitoso sin un director técnico que apueste por los jóvenes. Todo el trabajo artesanal y minucioso que se hace en las divisiones inferiores está atado en gran parte al coraje del responsable del plantel profesional. En su capacidad para guiarlos.

En tiempos en que los futbolistas debutan en plena adolescencia, donde los procesos de crecimiento se ven acelerados hasta el extremo, Ariel Holan, conductor formativo, tomó durante el receso de verano una decisión que puede darle a Independiente recompensas deportivas y económicas: eligió prescindir de varios de los jugadores experimentados que, en cierta medida, atascaban a los más chicos para confiar en la cantera. Los resultados son tangibles: cada fin de semana, entre cuatro y cinco futbolistas formados en el club son titulares en el primer equipo. Al Libertadores de América suelen ir varios empresarios europeos para seguir de cerca el rendimiento de esas jóvenes promesas del club de Avellaneda.

"Estoy -decía Ariel Holan luego de la pretemporada- muy esperanzado, tengo una confianza absoluta en todos. Iremos administrando el ingreso al equipo a medida que vaya transcurriendo el torneo. Estoy muy contento porque veo que tenemos seis o siete futbolistas jóvenes que les van a dar muchas satisfacciones al club, tanto deportivas como económicas". Casi un mes después, esas palabras cobran sentido. Hoy, cuando los Rojos reciban a Atlético de Rafaela, cuatro jugadores que se formaron en la institución estarán desde el inicio (Fabricio Bustos, Jorge Figal, Alan Franco y Ezequiel Barco), algo que no es novedad: desde que empezó la competencia oficial no hubo un equipo titular de Independiente que no incluyera, como mínimo, a tres canteranos.

A los cuatro mencionados, que se ganaron un lugar a fuerza de actuaciones productivas, hay que sumarles a los habituales suplentes: Rehak, Breitenbruch, Leonel Álvarez, Vitale, Blanco, Togni y hasta el propio Martín Benítez -a pesar de haber debutado en 2011 tiene 22 años y por lo tanto entra en la categoría de juvenil- son un recambio directo para Holan, un entrenador obsesionado con encontrar el grado de equilibrio entre la sangre nueva y vieja. Ante San Martín de San Juan, el 18 de marzo pasado, hubo un dato singular para el fútbol sudamericano: seis de los siete futbolistas alternativos crecieron en el predio de Villa Domínico. Es evidente que los de abajo empujan con vigor.

Lo que ocurre en la defensa es particular: de los cuatro titulares en esa zona (Bustos, Figal, Franco y Nicolás Tagliafico), tres pasaron por el fútbol formativo de Independiente. El único que no lo hizo fue Tagliafico, quien debutó en Banfield. El promedio de edad de la última línea es de apenas 21,75, lo que la posiciona como una de las más jóvenes en el mundo. Antes de que empezara el torneo era toda una apuesta. Ese sector pudo haber sido incluso el talón de Aquiles del equipo. Pero Holan rompió con el prejuicio de que en los años está la seguridad y apostó por las inferiores. El sistema defensivo funciona: Independiente sólo recibió un gol -de Vélez- en los cuatro partidos oficiales que jugó este año.

A las eventuales satisfacciones futbolísticas, los Rojos tienen en sus jóvenes la posibilidad de mejorar su situación financiera. En dos de esos cuatro duelos del año hubo empresarios que fueron a verlos. Sobre todo a Barco, a quien pretenden comprarle su ficha antes del próximo invierno boreal. El Benfica tomó la iniciativa: allegados a la institución lusitana acercaron una propuesta de unos seis millones de euros, una cifra que de momento resulta insuficiente.

Hay, en el crecimiento de los más chicos, un trabajo determinante de los jugadores de experiencia. Es el caso de Walter Erviti, quien podría haber llegado con puño de hierro por su trayectoria y su cercanía al entrenador, pero que eligió la modestia para facilitar el camino del plantel. Hizo lo que los buenos líderes y cedió gran parte de su protagonismo para que el resto se luzca. No sólo aceptó sin molestarse que la cinta de capitán la lleve Tagliafico, 12 años menor, sino que prefirió potenciarlo, tanto dentro como fuera del campo de juego.

Tras el triunfo por 5 a 0 sobre Patronato, en Paraná, el ex mediocampista de San Lorenzo se sacó una foto con el lateral izquierdo y la subió a su cuenta de Instagram. Una demostrativa frase resumía la imagen: "Nuestro capitán es un ejemplo de calidad, sacrificio y profesionalismo". Los jóvenes suelen aprender de esos ejemplos.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.