Batista o Bernardi, una elección que retrata el desenfoque de la AFA

Fuente: Archivo
Alejandro Casar González
Cristian Grosso
(0)
11 de diciembre de 2018  • 19:30

La cuenta regresiva retrata el abandono en el que la AFA sumergió al seleccionado Sub 20: solo faltan 37 días para la apertura del Sudamericano de la categoría, en Chile, y la Argentina todavía no tiene entrenador. Finalmente esta semana se designará a un director técnico y probablemente el próximo lunes comenzarán las prácticas, para cortar una inacción de casi dos meses. La pulseada se reduce a dos nombres: Fernando Batista o Lucas Bernardi . Había otro candidato, Gabriel Milito, pero el exdefensor de Independiente agradeció y descartó la invitación.

Las dos opciones son muy diferentes y vuelven a poner bajo discusión el criterio de la AFA. Si se trata de evaluar antecedentes formativos y experiencia en el área de juveniles, no hay equivalencias. Según fuentes de la AFA, a Batista –que este año tuvo un breve paso por las selecciones menores de Armenia- lo avalan su conocimiento de las estructuras promocionales y un perfil alejado de los desbordes y los cuestionamientos. A Bernardi, con tan fugaces como negativas etapas en la dirección técnica de Newell´s, Arsenal, Godoy Cruz, Estudiantes y Belgrano, lo respaldan su historia como jugador de selección, su cercanía generacional con Lionel Scaloni y, siempre según la mirada del círculo cercano al presidente Claudio Tapia, el desarrollo que les brindó a los juveniles en los clubes que lo contrataron. No se trata aquí de ganar o perder, sino de oficio, antecedentes, aptitud.

Los dirigentes, aquéllos, éstos, todos, hace tiempo que no toman dimensión de la trascendencia que tienen las decisiones respecto de las selecciones juveniles. Los puestos relacionados con la formación de los futbolistas no pueden depender de ningún interés más que el bien común. Son cargos técnicos, no políticos. Los seleccionados juveniles merecen transitar por la previsión, el cuidado y la capacidad, huellas que hace tiempo se pisotearon.

Batista, con Úbeda, técnicos de la Sub 20 en el Mundial 2017
Batista, con Úbeda, técnicos de la Sub 20 en el Mundial 2017 Crédito: AFA

Otra opción que circula con fuerzas en los pasillos de Viamonte es que finalmente la AFA los podría incorporar a ambos. Y desde ahí, se despliega un abanico de rumores, cruces e intereses: que Batista dirija al Sub 20 y Bernardi lo acompañe; que Batista sea el técnico de los juveniles y Bernardi el asistente de Scaloni en la mayor, ya que Walter Samuel no regresaría al país, y otra opción más drástica es que Batista reemplace a Hermes Desio como coordinador general y Bernardi entrene a los menores. Esta alternativa el propio Batista se la desmintió a LA NACION. De todos modos, siempre hay un eje rector en los pasos de la AFA: la desprolijidad. Para graficarlo mejor: Tapia ahora busca a Batista, a quien despidió en una de sus primeras obras de gobierno.

Vale hacer un poco de historia. Batista, que integraba el proyecto de Francisco Ferraro en aquellos días de las benditas 44 carpetas, se sumó a la imprevista designación de Claudio Ubeda. Tomaron el Sub 20 en octubre de 2016 y lograron un agónico cuarto puesto en el Sudamericano de Ecuador 2017 para atrapar el último pasaje a la Copa del Mundo. De la gestión Ubeda/Batista, por ejemplo, llegaron a la mayor Foyth, Lautaro Martínez, Ascacibar, Exequiel Palacio y Matías Zaracho, que participaron del último Mundial Sub 20, en Corea del Sur 2017, cuando la Argentina no pasó la primera rueda.

Caído el Comité de Regularización que presidía Armando Pérez, quien los designó, se marcharon, indemnización mediante. La nueva administración de Tapia no los quiso, entonces apostó por otros aires, otra idea. Impulsado por Juan Sebastián Verón –que luego no se iba a involucrar todo lo prometido-, llegó Hermes Desio a la coordinación general de los juveniles y él aposto por Pablo Aimar y Diego Placente para las categorías Sub 17 y Sub 15. Enseguida desembarcó Jorge Sampaoli y, entre sus pedidos, dispuso que la Sub 20 quedase bajo la órbita de la mayor, bajo el control de su ayudante de campo, Sebastian Beccacece.

Tras Rusia 2018 Sampaoli fue descabezado por Tapia. Beccacece se marchó algunos días antes porque su convivencia con el entrenador de Casilda pedía distancia. La Sub 20, otra vez quedó abandonada. Entonces Tapia le pidió a Lionel Scaloni que tomara al equipo para participar del torneo de L’Alcudia, pero semana más tarde le sumó la conducción interina de la selección mayor. Nuevamente la Sub 20 era relegada. Así, hasta ahora. Una historia de destrato permanente con la selección juvenil más importante de la Argentina. Mil disparates encerrados en poco más de dos años.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.