El legado de Bielsa: por qué el mundo del fútbol se rinde frente a un “perdedor crónico”

Bielsa encaja a la perfección el proyecto de Leeds, en la segunda división inglesa; el DT elige los proyectos
Bielsa encaja a la perfección el proyecto de Leeds, en la segunda división inglesa; el DT elige los proyectos Fuente: AFP - Crédito: FRANCOIS LO PRESTI
Cristian Grosso
(0)
1 de febrero de 2019  • 18:34

Una mañana de verano en las afueras de Montevideo, el Maestro Oscar Washington Tabárez se acomodó en la silla de su oficina, en el Complejo Celeste de la Federación charrúa, e hizo una confesión. "Yo soy un robador de pensamientos", le advirtió a LA NACION. Y avanzó: "Pero los analizo, los incorporo, no es repetir cosas vacías que solo sea lindo decirlas. Yo cuando digo algo es porque lo tengo incorporado en mi imaginario. Y si hay una cosa en la que yo me fijo es en los perdedores, perdedores entre comillas, no en el que ganó todo… Una vez se lo oí decir a Marcelo Bielsa , nunca lo dije públicamente, pero coincido con él. Una vez leí una transcripción de una charla que dio en un liceo, y allí hablaba del valor formativo de las derrotas, subrayaba que había aprendido mucho más de las derrotas que de las victorias. El fracaso es formativo, sí señor, muchas veces es el que da la fuerza para renovarse y renacer". Un cálido ejemplo, entre tantas personalidades del fútbol internacional que valoran al entrenador rosarino.

Bielsa cuida la distancia. Sin embargo, despierta simpatía, sorpresa, admiración, fidelidad. También rechazo, pero excepcionalmente en el medio futbolístico. Jugadores, exjugadores y entrenadores se rinden cuando lo describen como un hombre tan sabio como sincero y apasionado. Y hasta afectuoso en la intimidad, cuando se desprende de la máscara de hierro.

Lionel Messi ni lo conoce a Marcelo Bielsa, pero no escondió su fascinación el día que le preguntaron por él. "No lo tuve como técnico, pero es una persona que admiro por lo que hizo con Argentina, en Chile, en Athletic Bilbao y en todos lados, es un técnico al que me hubiera gustado tener". Quizá nunca vayan a compartir más que un saludo casual, salvo que alguna vez Newell’s consiga el milagro. Pero Messi lo valora por lo que le han dicho, por lo que le contaron. Huele a legado cuando una figura trasciende más allá del trato.

Pero al margen de la percepción de Messi, mejor apartarse de la óptica albiceleste. Y bucear en la mirada extranjera, en la élite de un deporte cruel que suele medir las capacidades en función de los títulos. Vaya entonces una advertencia, antes de avanzar en el artículo: Bielsa no gana nada desde la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Un crónico perdedor durante los últimos 15 años.

A Pep Guardiola no parece importarle: "Para mí es el mejor entrenador del mundo. No sé cuántos títulos ganó, pero eso es menos importante que su influencia. Mi admiración por Marcelo es increíble, en términos de su gestión y como persona". Guardiola siempre distinguió la propuesta y las formas. Desde que el rosarino llegó al fútbol inglés, no dejó de dedicarle atenciones: "Lo admiro por haber sido el DT de Argentina y haber estado en clubes grandes, pero también por tener la humildad de ir al Championship, a un club histórico como Leeds, y ponerlo a tiro de ascender a la Premier. Le deseo todo lo mejor. Mi admiración por Marcelo Bielsa es enorme porque mejora mucho a sus jugadores. Nunca he conocido a un jugador que haya estado con Bielsa que no me haya hablado bien sobre él. Me ayudó mucho con sus consejos cada vez que hemos hablado".

Cuando Bielsa dirigía Olympique Marsella, entre 2014 y 2015, una mañana se apareció Zinedine Zidane por la Commanderie, el complejo de entrenamientos del club francés. Bielsa lo saludó con corrección, pero lo dejó esperando porque el comienzo de una práctica no podía demorarse. Luego, lo atendió hasta que Zidane agotó su curiosidad. "No imitar a nadie, mantener tu línea", rescató el exvolante de Juventus y Real Madrid como una de las tantas enseñanzas que le dejó el rosarino. "Es un entrenador que tiene una increíble experiencia del alto nivel, es una persona muy minuciosa. Ello me marcó. Está en la Commanderie de la mañana a la noche", agregó. Algunas temporadas después, Z izou conduciría a Real Madrid a la conquista de tres Champions League consecutivas.

Bielsa revolucionó Leeds desde que llegó al Championship, la segunda división del fútbol inglés
Bielsa revolucionó Leeds desde que llegó al Championship, la segunda división del fútbol inglés Fuente: Archivo - Crédito: NurPhoto

Algunas personalidades son menos descriptivas y verborrágicas, como Sir Alex Ferguson, pero igualmente elogiosas: "Admiro el trabajo de Bielsa", señaló. Hasta Pelé opinó sobre Bielsa cuando el rosarino desembarcó en Bilbao: "Bielsa es un gran entrenador. Lo conozco y es una excelente persona". Y el delantero chileno Alexis Sánchez empleó pocas palabras para transmitir su gratitud: "Bielsa me enseñó a no rendirme, a darlo todo. Aprendí mucho con él y lo que soy es gracias a él".

Las redes sociales también han sido un espacio para brindar deslumbramiento. Un día sorprendió el catalán Carles Puyol, histórico capitán de Barcelona, desde su Twitter [@Carles5puyol]: "Bon día, como me hubiese gustado trabajar con él. #MarceloBielsa #futbol", escribió. Como aquella otra vez, antes de un enfrentamiento entre el Lille de Bielsa y Nantes, dirigido por Claudio Ranieri, cuando el saludo del rosarino se encontró con una cálida frase del italiano: "Tu eres el ejemplo".

Un recuerdo eterno

El volante vasco Ander Herrera juega en Manchester United, pero su etapa en Athletic Bilbao lo marcó. Especialmente el tiempo compartido con Bielsa. Ander sí que se apoyó en un amplio relato: "Es un entrenador de entrenadores. Tenía referencias por antiguos compañeros, pero mi experiencia ha superado cualquier expectativa. Él es una locura. Vive el fútbol con una intensidad brutal. Nunca he visto ni veré a nadie más obsesionado por el fútbol que él".

Su opinión tomó estado de devoción: "Es un técnico que te aporta esa cultura futbolística cuando te habla de partidos históricos, de jugadores míticos... Despierta el interés del jugador". Y agregó: "Bielsa crea ejercicios que reproducen situaciones reales de partido provocando que entres en contacto con jugadores con los que te relacionas en el campo. No teoriza, siempre ejemplifica. Te explica una jugada y te la razona apoyándose en ejemplos de jugadas en las que tú has sido el protagonista. Es un entrenador didáctico y minucioso. Estoy seguro que cuando cuelgue las botas seguiré hablando de lo vivido con Bielsa. Es diferente, peculiar".

La leyenda Johan Cruyff, durante la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010, seis años antes de morir, le regaló a Bielsa un enorme halago, sin mencionarlo. Se refirió a su obra: "La mejor selección que he visto es la de Chile. Ofrecer algo más a los aficionados siempre ha sido una de nuestras cualidades, las de Holanda, pero Chile nos ha tomado el relevo en esto. Ha entendido muy bien que, aunque las posibilidades de un título sean pocas, en sus manos está la oportunidad de hacer que el público mire con gusto".

El español Pablo Hernández es el capitán del Leeds United. Cuando se enteró de la contratación de Bielsa, que sería entrenado por él, no ocultó su satisfacción. "He tenido muy buenos entrenadores, pero el fichaje de Bielsa me alegró mucho. Es un técnico reconocido, con carisma. Ha hecho falta poco para ver que es especial por la exigencia, los métodos y la forma de entrenar que tiene. Nunca había trabajado tanto en una pretemporada", confesó. El exvolante de Valencia, Swansea y Getafe, antes de comenzar la actual temporada, confiaba en que la llegada de Bielsa le permitiría a Leeds picar en el trampolín de la grandeza: "Él es un líder. Cuando él habla todo el mundo se calla y escucha. Ojalá nos ayude a ganar muchos partidos y a ascender".

El italiano Arrigo Sacchi, creador del magnífico Milan de finales de los 80 y principios de los 90, puso la lupa sobre Bielsa: "En Chile lo consideraron un semidiós, no sólo por los resultados que consiguió sino también por el modo en que los alcanzó. Sus equipos juegan un fútbol ofensivo y sus jugadores buscan ser los dueños de la cancha y de la pelota. Imponen su propio juego que prima sobre las cualidades individuales. Es un perfeccionista que vive y piensa fútbol las 24 horas del día. Sólo tiene una certeza: se puede hacer más y mejor. Es muy exigente. Es un maestro absolutamente convencido de sus ideas, de sus intuiciones y de su sensibilidad. Sus equipos tienen carácter y armonía y cuando uno los ve jugar comprende que el entrenador es Bielsa.

También, ofreció una descripción táctica de las virtudes de sus equipos: "La relación entre los jugadores y su posicionamiento en la cancha es prolija hasta en los últimos detalles (siempre 11 en posición activa con o sin pelota), la transición es buena y rápida, el ritmo y los conocimientos colectivos son elevados y el pressing es devastador", completó.

El extrovertido Éric Cantona se siente atraído por el estilo de Bielsa. Y no solo el futbolístico. "Tiene un discurso. Defiende su personalidad. Muchas veces los entrenadores son formateados. Como en las escuelas de política. Todo el mundo aprende a hablar del mismo modo. Antes de un partido hay que decir tal cosa, después de un partido hay que decir tal cosa. Los jugadores están acostumbrados a oír la misma cosa. Bielsa es distinto. Siempre me he sentido cercano a estas personas. Es bueno que haya gente que no se sienta obligada a llevar el uniforme", retrató. Hace tiempo que Bielsa se escapó de la monotonía.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.