A Boca le bastó su jerarquía para superar 2 a 0 a Estudiantes de Río Cuarto en la Copa Argentina

Zárate saca el zurdazo que se convertirá en el 2 a 0 para Boca
Zárate saca el zurdazo que se convertirá en el 2 a 0 para Boca Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
Pablo Lisotto
(0)
19 de abril de 2019  • 15:54

Con una formación con varios futbolistas que habitualmente son suplentes, a Boca le bastó su jerarquía para superar 2 a 0 a Estudiantes de Río Cuarto y avanzar a los 16avos de final de la Copa Argentina.

El gol de Wanchope Abila (1-0)

No le sobró nada al equipo xeneize, frente a un rival que por momentos lo puso en apuros. Pero el regalo defensivo (Lucas Suárez quiso despejar con su cabeza y la dejó picando en el área chica) que Ramón Ábila aprovechó para anotar el 1 a 0, a los 18, y la lucidez de Mauro Zárate para sacar rápido un tiro de esquina, buscar la descarga y meter una diagonal rumbo a la medialuna del área para luego sacar un zurdazo al primer palo y establecer el 2 a 0, a los 44, fueron demasiado para el conjunto cordobés.

El gol de Zárate (2-0)

En el medio se produjo una jugada difícil de explicar. A los 33, Estudiantes tuvo el 1 a 1, pero malogró seis situaciones en una misma jugada, donde la ineficacia de sus futbolistas, sumada a los esfuerzos de Marcos Díaz, Lisandro López y Marcelo Weingandt por evitar la caída de la valla xeneize, permitieron el milagro para los dirigidos por Gustavo Alfaro.

Aún cuando las oportunidades lo favorecieron, e incluso con un hombre más durante casi todo el segundo tiempo por la expulsión de Javier Ferreira a los 3m del complemento (doble amonestación), a Boca le costó dominar las acciones. El más destacado fue Mauro Zárate, activo durante los 90 minutos, autor del desborde que culminó con la pifia rival y el 1 a 0, y del segundo tanto xeneize, entre otras situaciones que lo tuvieron como protagonista, ya sea como generador o ejecutor.

Boca recién encontró espacios en la última media hora, con Estudiantes más abierto y jugado en busca del descuento que jamás llegó. Pero cuando Pavón y Wanchope no caían en posición adelantada, entre ambos se repartían las situaciones para desaprovecharlas, ya sea por mala puntería (el Nº 7 le erró al arco en un tiro libre indirecto dentro del área) o por distracción (en otra, Kichán jamás levantó la cabeza para ver dónde estaba parado Ábila antes de enviar un centro atrás).

Después de un error que casi le cuesta el gol en contra cuando iban 9 minutos, Marcos Díaz se reivindicó al sacar con una volada espectacular un muy buen remate de Álvaro Cuello a los 31 de la segunda mitad.

El pitazo final sirvió para que los hinchas xeneizes, que coparon la mitad del estadio Minella que les correspondía, celebren con alegría, pero sin efusividad. Todos fueron testigos de que el triunfo costó más de lo imaginado, y que Estudiantes, que compite en el Torneo Federal A, durante buena parte del partido no evidenció la diferencia de categoría.

En los 16avos de final de la Copa Argentina, con fecha y sede a definir, Boca enfrentar a Almagro, que dejó en el camino a Atlético de Rafaela por penales. El futuro inmediato estará en Colombia, donde el próximo miércoles visitará a Deportes Tolima, para intentar sellar en suelo visitante su clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.