Violencia de género. El caso Villa descoloca a Boca y al fútbol argentino: apenas cinco clubes tienen protocolos

Pablo Lisotto
(0)
29 de abril de 2020  • 08:01

Boca quedó paralizado. En los primeros minutos del martes recibió una noticia inesperada que lo descolocó y lo silenció durante más horas que las imaginables. Sebastián Villa, una de las figuras destacadas del equipo campeón que conduce Miguel Ángel Russo, fue acusado por su pareja por violencia de género.

Desde la denuncia realizada por Daniela Cortés a través de un video difundido por Instagram a las 23.30 del lunes, y el comunicado oficial del club, pasaron 11 horas y 10 minutos. Recién a las 10.40 del martes, Boca publicó en su página web un breve texto. Dos párrafos y 127 palabras en los que no nombra a Villa (que a esa altura ya era trending topic) ni hace referencia a Cortés. El club se puso a disposición de la justicia y en el texto reafirmó su compromiso con los valores de la igualdad y el respeto.

Fue una larga noche para la dirigencia que preside Jorge Amor Ameal. Según pudo reconstruir la nacion hubo múltiples llamadas y varios idas y vueltas con el borrador del comunicado oficial. Algunos tuvieron una rápida reacción y sugirieron publicar algo pronto, y otros optaron por tomarse el tiempo suficiente para evaluar los pasos por seguir. Ante el silencio oficial, Matías Daglia, miembro de la comisión directiva, eligió su cuenta de Twitter para expresarse libremente. "Tolerancia 0 (cero)", escribió solo 20 minutos después de la publicación de Cortés. Fue el único que lo hizo, al menos de manera individual y por esa vía.

"No es momento de hablar, salvo en los comunicados oficiales que vayamos sacando", le comentó a este diario una fuente de la directiva. Hay indignación y muchísimo fastidio. "A este pibe la fama lo perdió y ahora lo van a desplumar", agregó una fuente del más alto rango.

El promedio diario de consultas a la línea 144 por violencia de género, después del decreto de cuarentena, creció un 39%, informaron fuentes oficiales. Y el 25% ingresó por medio de texto. La gran mayoría de casos corresponde a la modalidad de violencia doméstica, se informó.

El enojo de Jorge Ameal es muy grande. La máxima autoridad del club de la Ribera había hecho especial énfasis en la función de la mujer dentro del club durante su campaña. De hecho, en las elecciones de diciembre, el voto femenino se volcó muy en su favor (en las mesas de damas duplicó los votos del candidato oficialista Christian Gribaudo: 2200 a 1100).

Además, una de sus primeras decisiones fue crear la Secretaría de la Mujer, e inició los procesos para cambiar el Estatuto y que la presencia femenina en la conducción del club también figure por escrito. "Venimos de una época dominada por el machismo, y los tiempos han cambiado. Si todas las comisiones están obligadas a incluir mujeres, habrá más mujeres", afirmaba. Por ese mismo camino fue que la institución se sumó a la lucha contra la violencia de género y el 1 de abril publicó un tuit con datos útiles para aquellas mujeres que son víctimas de la violencia de género. En todo ese contexto, resulta crucial saber cómo se manejará Boca en el caso Cortés-Villa. Los abogados de la entidad y del futbolista ya están en comunicación permanente.

La situación que hoy tiene como protagonistas al delantero colombiano, a su novia y a Boca desnuda algo más grande: el fútbol argentino no sabe cómo reaccionar ante este escenario. La AFA, tampoco. Hasta hoy, Rosario Central, Newell's, San Lorenzo, Vélez y Racing son los únicos clubes de primera A que cuentan con protocolos de acción para casos de violencia de género, según un relevamiento de la agencia Télam. Una deuda puesta nuevamente en evidencia con la denuncia al delantero colombiano.

En diciembre de 2019, Racing fue el primer club bonaerense en anunciar la implementación de un protocolo, en su caso a través de un convenio con la Organización de Naciones Unidas (ONU). Pareció una reacción ante la denuncia que, un mes antes, había recibido su delantero Jonatan Cristaldo, acusado de violencia por su mujer y madre de sus dos hijos.

En noviembre pasado, Central y Newell's ya habían puesto en práctica, a través de sus secretarías especializadas, experiencias similares; y un año antes, en 2018, Vélez abrió su área de género. El club de Liniers, de hecho, impuso una cláusula específica en el contrato del volante Ricardo Centurión, con denuncias por violencia de género en 2017.

San Lorenzo, en febrero de este 2020, fue el último club de la Superliga en poner en marcha un "Protocolo de Prevención y Acción Institucional contra la Violencia de Género".

Ver esta publicación en Instagram

Lamentablemente me toca hacer esto hoy,porque ya no aguanto más!! Fueron 2 años viviendo juntos de muchos sufrimientos en los cuales perdone y perdone golpes esperando un cambio de parte de él y nunca pasó! Hay amenazas y todo diciendo que me va a dañar la vida y la de mi familia llamando a personas malas que trabajan en mi Cuidad haciendo que sólo entre en desesperación al ver a mi familia en peligro,hago esto por miedo porque este hombre quien lo ve en redes o prensa como si fuera un hombre sabio y habla con madurez pero la realidad es otra.Un maltratador tanto físico como sicólogico , y mucha gente está de testigo! No entiendo una persona "profesional" como es capaz de hacer tanto daño y que porque tiene malas amistades solo se dedica amenazar y humillar,siento un dolor muy grande tener que estar en un país que no conozco y donde estoy sola sin Mi familia y no poder viajar y salir corriendo con miedo que pase algo con mi vida y la de mi familia. Este es el verdadero Sebastian villa ,el que maltrata mujeres,porque no he sido la única. Yo solo le pedí a él y a sus empresarios ayuda para poder viajar a mi país y estar con mi familia y mi hija es lo único que necesito en estos momentos,ya no aguanto más me siento frustrada ante esta situación. No tengo otra opción por el bienestar de toda mi familia por que el es capaz de hacer cualquier cosa no saben la clase de hombre que es...

Una publicación compartida por Daniela Cortes M (@danicortesms) el

La denuncia de Daniela Cortés, primero por redes sociales, luego se hizo real gracias a la rápida intervención de la policía bonaerense, que actuó de oficio y se acercó cerca del mediodía al country Saint Thomas, de Esteban Echeverría. Allí, contuvo a la joven, de 23 años, que estaba sola en la casa, y le tomó declaración. Intervino la UFI (Unidad Funcional de Instrucción) número 3, de Lomas de Zamora. Cortés ratificó lo que había denunciado en las redes sociales y sostuvo que Villa amenazó con hacerle daño con un sicario a su hija que vive con su hermana en Colombia. Un médico legista comprobó que presentaba lesiones, que fueron calificadas como leves.

El delantero, que a media mañana había hecho su descargo también por Instagram -y vía un chat de WhatsApp con sus compañeros-, está alojado en la casa de su compatriota Juan Fernando Quintero, jugador de River, y tiene prohibido por la justicia tomar contacto con la joven colombiana o con sus familiares. Según fuentes judiciales, por medio de un correo electrónico, Villa denunció a Cortés. El futbolista sostuvo que la víctima de violencia físca y verbal fue él y que la joven lo extorsionó. "Según la denuncia, Villa sostuvo que Cortés le exigió dos pagos, uno de 100.000 y otro de 50.000 dólares y un vuelo privado para volverse a Colombia a cambio de no denunciarlo por violencia de género", le confiaron a la nacion las fuentes consultadas.

Ante estas versiones, Burlando detalló: "Cuando ella [Cortés] toma la decisión de denunciar, aparecen las denuncias por extorsión, por robo, por cualquier cosa. Es lamentable, me genera repugnancia", sostuvo en América TV. Y avanzó: ya estamos tan acostumbrados que obstaculicen a la Justicia que debemos tomar todo tipo de recaudos. No tengan dudas de que vamos a pedir la detención de Villa".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.