Champions League: Ángel Di María, goleador y figura, para que Scaloni no se olvide de él

El festejo de Di María tras superar a Courtois
El festejo de Di María tras superar a Courtois Fuente: AFP
Claudio Mauri
(0)
18 de septiembre de 2019  • 18:24

Si fuera por su rendimiento en la última Copa América, quizá sería difícil imaginar una nueva convocatoria de Ángel Di María al seleccionado argentino. Su discreto nivel -fue titular en la derrota ante Colombia y después siempre ingresó desde el banco- permitía inferir que sería el siguiente integrante de la vieja guardia en sumarse a lista de los que cerraron un ciclo, como Mascherano, Biglia, Higuaín y Romero. Lionel Scaloni lo reemplazó por Rodrigo De Paul, muy activo con la pelota y para cubrir metros en el repliegue. El exRacing se ganó un lugar por méritos propios como uno de los representantes de la renovación.

Es tan cierto que Fideo no conformó en su último paso por el seleccionado como que un futbolista también debe ser tenido en cuenta por lo que realiza en su club, donde se mide su actualidad. Y el momento del rosarino es muy bueno en Paris Saint Germain, tuvo un comienzo de temporada como para que Scaloni al menos evalúe una posible citación para los amistosos de octubre ante Alemania y Ecuador.

Di María fue la figura en el triunfo por 3-0 sobre Real Madrid en el Parque de los Príncipes, en la apertura del Grupo D de la Champions League. Hizo los dos goles y asumió la eficacia de un equipo que no podía contar con su tridente: Mbappé y Cavani (lesionados), y Neymar (suspendido). La suma de los goles de esos tres delanteros en las últimas tres temporadas (una de Neymar es en Barcelona) da la apabullante cifra de 266 goles.

El primer gol

Volcado sobre la izquierda como un extremo, Di María anotó a los 13 y a los 32 minutos del primer tiempo. Abrió la cuenta al filtrarse entre Carvajal y Varane para recibir una asistencia de Bernat y definir al primer poste de Courtois. En el comienzo de la jugada participó Mauro Icardi, titular en su segundo partido en PSG. El segundo tanto fue con un zurdazo desde fuera al área que entró ajustado a un palo, en una definición muy típica de él.

Fideo festejó con su habitual gesto del corazoncito con los dedos índice y pulgar, sin remordimiento ni nostalgia por amargar a un Real Madrid en el que se destacó durante cuatro años y del que se debió ir debido a la falta de reconocimiento del presidente Florentino Pérez. Una relación que se deterioró más cuando el club español le envió una nota al seleccionado argentino para que Di María no jugara la final del Mundial de Brasil porque se estaba recuperando de un desgarro. A Fideo le molestó mucho esa intromisión. Consultado tras el partido, el argentino negó que se tratase de una revancha: "Viví cuatro años maravillosos en Real Madrid. Fui campeón de la Champions, es algo que llevo en el corazón".

Salió todo a la perfección. Debilitamos a Real Madrid corriendo, presionando, controlando la pelota. Sabemos que a ellos les cuesta recuperarla.
Ángel Di María

Este arranque productivo en la Champions de Di María se corresponde con sus dos goles en cinco fechas en la Liga de Francia. Real Madrid, sin Ramos, Nacho, Marcelo y Modric, volvió a dejar al descubierto todas las flaquezas que viene mostrando: recibió goles en los últimos nueve partidos oficiales.

El segundo, desde fuera del área

Di María podría haber marcado el tercero, con una emboquillada que se fue apenas por arriba del travesaño. También asistió a Sarabia en una definición que salió desviada. Con la salida de Icardi, pasó a jugar más en el centro del ataque, donde se movió con soltura y criterio. Casi desde el centro del campo dio origen al tercer gol con un pase a Meunier, que combinó con Bernat dentro del área y estiró el triunfo a 3-0. Esa acción da una pauta del descalabro defensivo de Real Madrid: los dos laterales de PSG llegaron tocando hasta el área rival. De tan metido que estuvo en el partido, Di María se llevó una tarjeta amarilla por increpar al juvenil brasileño Vinicius en una infracción cometida a un compañero.

De los 29 futbolistas argentinos que participan en la actual Champions, Di María es el cuarto entre los goleadores, con 20 en 76 partidos, detrás de Lionel Messi (112), Sergio Agüero (43) e Higuaín (25). A los 31 años, Di María tiene 102 partidos (13 en tres mundiales), 20 goles y 22 asistencias con el seleccionado. Pasó más de una década (septiembre de 2008) de su debut, en el tramo final del ciclo de Alfio Basile. Mientras Scaloni afina la lista de convocados que deberá hacer pública entre el domingo y lunes próximo, Di María reclama atención, dispuesto a reivindicarse de la oportunidad que dejó pasar en la reciente Copa América.

No me sorprende lo que hizo Di María, es excepcional, tiene una pierna izquierda increíble y siempre es decisivo. Hoy también en defensa estuvo muy bien.
Thomas Tuchel, DT de PSG

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.