Champions League: Santiago Solari reactivó la máquina de ganar que es Real Madrid

Solari da indicaciones durante la victoria 2-1 ante Ajax
Solari da indicaciones durante la victoria 2-1 ante Ajax Fuente: Reuters - Crédito: Wolfgang Rattay
Claudio Mauri
(0)
13 de febrero de 2019  • 21:21

La mejor síntesis sobre Real Madrid la aportó de manera anticipada quien iba a sufrirlo. El legendario exarquero Edwin Van Der Sar, ahora director ejecutivo de Ajax , había dicho antes del partido en una entrevista con el diario El País: "Real Madrid es una máquina de ganar". Esta mecánica implacable había sufrido un paréntesis hasta el despido de Julen Lopetegui y se reactivó de manera aplastante con la asunción de Santiago Solari a principios de noviembre.

El director técnico argentino, tras completar la etapa de grupos que había comenzado Lopetegui, disputaba su primera eliminatoria de la Champions League , en la que Real Madrid es el tricampeón vigente (herencia de Zidane) y el máximo ganador histórico, con 13 títulos. La pasó mal en el Amsterdam Arena, si bien se vuelve con una victoria por 2-1 que lo ubica en posición favorable para sentenciar la serie en el Santiago Bernabéu. "Supimos sufrir y pegar cuando generamos ocasiones. Eso demuestra la fortaleza de este grupo. Ajax nos obligó, nos presionó y quitó la pelota con acciones que estuvieron al límite del reglamento", expresó Solari, cuya imagen con la corbata por debajo del primer botón desabrochado de la camisa ya es habitual.

Los goles y el resumen de Ajax 1 - Real Madrid 2

Ajax lo superó en varios pasajes por juego e intensidad. Su equipo se vio acorralado en el primer tiempo. EL VAR llegó a la Champions a partir de los octavos de final. Y la primera vez que se aplicó fue para invalidar un gol de Nicolás Tagliafico que al ojo humano hubiera sido imposible de detectar. La tecnología descubrió que el milimétrico offside de Tadic interfería en la salida de Courtois. Hubiese sido el 1-0 de un Ajax que era muy superior, y que tenía en Tagliafico a una pieza importante para anular a Bale y luego incursionar en ataque.

Real Madrid lleva el triunfo en sus genes. Lo sabe Solari desde que fue integrante del plantel de los Galácticos y lo confirma ahora que es el responsable de diseñar la formación y los planteos tácticos. En la elección de los nombres, su sello pasa por confirmar a Courtois por delante de Navas; por darle pista al voluntarioso lateral izquierdo Reguilón y sentar en el banco a Marcelo como ningún otro entrenador se había animado, y por respaldar la gambeta atrevida del juvenil brasileño Vinicius, gestor con sus enganches y esquives del primer gol, definido por Benzema, que estuvo menos participativo en el juego que otras veces, pero compensó con una cuota de eficacia que el equipo agradeció mucho a la luz de las dificultades que tuvo para conseguir la pelota y armar ataques.

El VAR no convalidó el gol de Tagliafico

Fue un poco más parejo el segundo tiempo, momento en el que Solari se anotó un par de aciertos con los cambios. Ingresó Lucas Vázquez por el bucólico Bale y Asensio, autor del gol del triunfo a tres minutos del final. "Después de la lesión, este es el tercer partido de Asensio, que hoy certificó su mejoría. No solo porque convirtió, sino por cómo defendió y por su agresividad para llegar al área rival", expresó Solari.

Este es un Real Madrid reanimado respecto del que dejó Lopetegui. Gana cuando es mejor que el rival y también cuando se ve desbordado, como le ocurrió ante Ajax. Nunca deja de confiar en la calidad de sus individualidades ni en su fuerza colectiva. Puede no ser vistoso, pero sí muy competitivo. Se puede doblar, pero no se rompe. Le duró poco la nostalgia por Cristiano Ronaldo, cuya estratosférico porcentaje de gol era imposible que lo cubriera un solo jugador, por lo cual esa responsabilidad se reparte grupalmente.

Supimos sufrir y golpear cuando tuvimos situaciones de gol. Ajax nos presionó y quitó la pelota con acciones al borde del reglamento
Santiago Solari

Solari consiguió que Real Madrid se reenganchara en una Liga de España que daba por descartada. Desde que asumió el DT argentino, ningún equipo obtuvo más puntos que el suyo: 31 en 13 fechas, contra los 30 de Barcelona y los 25 del Atlético de Madrid en igual tramo del torneo. Tomó al equipo en el noveno puesto y llegó a estar a 10 puntos de Barcelona; ahora se ubica segundo, a cinco unidades, y espera a Lionel Messi y sus compañeros el 2 de marzo, en el Santiago Bernabéu. Tres días antes se verán las caras también en el Paseo de la Castellana por la revancha de las semifinales de la Copa del Rey. Con Solari, Real Madrid retomó una onda ganadora, ni más ni menos que la filosofía histórica de un club.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.