Conflicto: por qué la discusión por los descensos separa a los clubes de los futbolistas

Tapia y Sergio Marchi: los futbolistas hicieron varios planteos
Tapia y Sergio Marchi: los futbolistas hicieron varios planteos Crédito: Twitter
Alejandro Casar González
(0)
30 de abril de 2020  • 10:46

Ahora la situación se revierte. La temporada 2019-2020 empezó con cuatro descensos en el reglamento. Reuniones palaciegas mediante, se pasó a tres. Más tarde, a dos. Luego, a dos con una Promoción. Después, el presidente de la AFA, Claudio Tapia, recalculó y remitió al reglamento para recordar que eran tres. Hace apenas 48 horas se confirmó que nadie perderá la categoría hasta 2022. El coronavirus aceleró una decisión que se gestaba desde mucho antes, y que se tomó con una prioridad clara: la economía, antes que el espectáculo.

De un día para el otro, los dirigentes se encontraron con que los únicos ingresos asegurados eran la TV y algunos sponsors. Abonados de cancha, socios y sponsors se irían cayendo a medida que se rompiera la cadena de pagos. El escenario que tenían delante de sus narices los impulsó a encontrar soluciones. Además, algunos clubes de la Superliga ya estaban pasados de su presupuesto: se habían endeudado en enero, ya sea para asegurarse un lugar en la próxima Copa Libertadores o para mantener la categoría. Quedarse en primera división implica ganar cerca de seis veces más por TV que en la Primera Nacional ($12 millones contra $2,4 millones en la segunda categoría).

Russo (Lanús), Ameal (Boca), Tapia (presidente de la AFA), y Tinelli (San Lorenzo)
Russo (Lanús), Ameal (Boca), Tapia (presidente de la AFA), y Tinelli (San Lorenzo)

Momentos drásticos imponen soluciones drásticas, habrá pensado alguno. Por eso la primera determinación que hablaron fue la de cancelar los contratos que estuvieran a préstamo hasta el 30 de junio de este año. Luego, y en virtud de que los clubes que invierten para no descender son más que los que se refuerzan para pelear arriba, propusieron la quita de los descensos hasta 2022. La propuesta fue aceptada casi de inmediato. Primero, en la Superliga (que desde el 19 de mayo se llamará Liga Profesional), donde los clubes que iban a estar comprometidos en la tabla de promedios podrían relajarse. Y, luego, en el ascenso, que si bien no toma en cuenta desde este año las últimas tres temporadas, tenía al borde del abismo a instituciones cercanas al poder político de la AFA: Nueva Chicago, Barracas Central y Mitre de Santiago del Estero en la Primera Nacional, por citar sólo a algunas.

La suspensión de los descensos liberó al instante a esos clubes de invertir en sus planteles. "Jugar un año con la novena nos va a venir bárbaro para sanear las finanzas", exageró un directivo del ascenso. En las categorías de la base de la pirámide del fútbol argentino jugar sin descensos equivale, en muchos casos, a no jugar por nada. Porque la pelea grande, por los ascensos, está reservada a un puñado de clubes, generalmente los de billetera más frondosa. Así, quitar los descensos era el pasaporte a abaratar costos. Traducido en números: 2000 contratos (el 90% son del ascenso) que se vencen en junio no tendrán por qué ser renovados. No sólo porque la competencia (si la hay) arrancará bien entrado el segundo semestre del año, sino porque también habrá clubes que no tendrán por qué competir. La excusa perfecta para foguear juveniles y esperar a que la economía se recupere para volver a contratar.

Tapia, con Maradona: Gimnasia, el equipo dirigido por Diego, fue uno de los beneficiados con la suspensión de los descensos
Tapia, con Maradona: Gimnasia, el equipo dirigido por Diego, fue uno de los beneficiados con la suspensión de los descensos Crédito: Twitter Tapia

"Nadie quiere jugar sin descensos, queremos competencias atractivas, y generar puestos de trabajo", protestó Sergio Marchi, secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados, en declaraciones a Radio Continental. Su gremio emitió un duro comunicado luego de reunirse con los capitanes del ascenso y de la Superliga (salvo River). La suspensión de los descensos "deviene irrazonable y contraria a la dignidad de los y las futbolistas, y al mismo tiempo claramente perjudicial de sus derechos, produciendo una pérdida en la competitividad del fútbol argentino, la cual siempre debe ser la razón de ser de este deporte", criticó la cúpula del gremio en el documento que se hizo público ayer por la tarde.

En este punto, los futbolistas están de acuerdo con su secretario general. Entienden que la decisión de la AFA atenta contra los torneos pero, sobre todo, contra su bolsillo. Es una especie de reforma laboral encubierta que, según ellos, los perjudica. Lo expresan, incluso, los involucrados en la pelea por mantenerse en primera. "Los verdaderos protagonistas somos nosotros y nos molesta que tomen decisiones sin consultarnos. Queremos que haya pelea por el descenso dentro de la cancha y que haya competitividad en el fútbol", señaló Rodrigo Rey, arquero y capitán de Godoy Cruz, en FM 93.1.

Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco

Otro guardavallas y referente de su plantel como Diego Rodríguez (Central Córdoba de Santiago del Estero) se expresó en sintonía con Rey y Marchi: "Nosotros como jugadores vamos a pedir que los descensos se mantengan para la próxima temporada. Nos parece ilógico y creemos que habrá una merma en el nivel del fútbol argentino", señaló el 'Ruso' en Radio Continental. Y añadió: "En un torneo de 28 equipos, algunos no jugarían por nada. Eso lo sabemos. Automáticamente, los clubes no irían a buscar jugadores para reforzarse. La competitividad en la Liga no será la misma. Seguro habrá siete u ocho equipos que no pelearían por absolutamente nada", expuso el futbolista formado en Independiente.

Las declaraciones de los futbolistas y la postura, por ahora irreductible del gremio, no cambian el horizonte que se trazaron los dirigentes. Para ellos, la variable de ajuste sigue siendo la economía. En este sentido, ya fueron a tocar la puerta de los dueños de los derechos de TV en la Superliga (Fox Sports, que ahora pertenece a Disney, y TNT Sports). Buscan certezas para saber si transferirán en mayo los $457 millones que establece el contrato, pese a que no hay fútbol y a que les bonificaron a los suscriptores el valor del pack fútbol. El de la TV (sumado al de algunos sponsors) es el único ingreso que los clubes tienen asegurado en tiempos de pandemia. Hay algunas instituciones que tienen cientos de socios no bancarizados. Y ya han dejado de percibir el valor de sus cuotas sociales, por el solo hecho de que no pueden cobrarles.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.