Coordinación y perspectiva, claves del gol de Boca

Fernando Pacini
Fernando Pacini LA NACION
Fuente: FotoBAIRES
(0)
17 de septiembre de 2015  • 20:34

La pelota viene muy alta, el Pity Martínez trata de pincharla pero se le va hacia adentro, Tobio advierte el pique de Palacios y suelta el pase largo (no fue un pelotazo). El final de la jugada es conocido, el gol de Lodeiro en el superclásico . Una jugada en apariencia muy sencilla es, sin embargo, una acción muy rica en detalles defensivos.

Paco Jémez , entrenador del Rayo Vallecano, con pocas palabras y mucha precisión, dio una clínica de coordinación defensiva. "Siempre manda el central que más cerca está del peligro, porque el resto, por la orientación, lo ven tanto a él como al balón." Y sigue: "Si el balón viene por la derecha y nuestro lateral derecho sale, siempre manda el central derecho. Los otros dos defensas, viéndolo en perspectiva, tienen que colocarse en función de dónde se coloca el central que manda. Si él da dos pasos no tiene ni que avisar. El resto debe seguirlo. La clave es la atención y la perspectiva" (El País, 14/11/14).

La primera falla es el lugar en el que está la defensa de River , 15 metros en su campo cuando disponía de la posesión. Aunque entre Casco y Balanta hubiera mucho espacio, si el bloque estaba en la mitad de la cancha, achicaba el margen para el pique de Palacios. Luego de eso, la situación es más difícil de revertir. Antes del pase de Tobio, era más eficaz adelantar la defensa. Luego del pase, era más conveniente invertir la estrategia y replegar. River no pudo hacer ninguna de las dos cosas y quedó expuesto a marcar de la peor manera: persiguiendo.

Balanta (él debía "mandar" en esa acción) quedó lejos de Palacios, y aun así fue a buscarlo en lugar de retroceder. Mammana tuvo que elegir entre dos y optó, correctamente, por marcar al más peligroso, mientras que Mercado fue más lento que Tevez en el origen de la carrera entre ambos (por eso no llegó en el final).

La misma jugada, vista desde Boca , se ve muy diferente. Tobio "manda" cuando va a recibir Martínez; él determina el correcto movimiento de los otros defensores. Peruzzi marca, él vigila, mientras el Cata Díaz y Monzón acompañan el desplazamiento transversal. Recuperado el balón, Tobio mete un pase fabuloso. Perspectiva pura. "Lo primero que tienes que hacer es mirar lejos, a Romario", le decía Cruyff a Guardiola. Tobio vio lejos y metió la pelota en el espacio justo. Alcanzó un solo pase para saltar a seis rivales. Ecuación perfecta.

Cualquier jugador, por muy lejos que esté de la pelota, está participando. Siempre hay algo que atender, que cuidar, que descifrar, que intuir... Cuantos más futbolistas mantengan esa conexión constante con el juego, más probabilidades de tomar buenas decisiones hay. Tobio puede certificarlo. A River le fallaron la perspectiva y la coordinación, lógico en una defensa que apenas se conocía. Los errores individuales abundan en el juego; no son un problema en sí mismo. Lo importante es procurar los ajustes colectivos para que el error sea menos frecuente. El funcionamiento no blinda, pero le da grosor al equipo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.