El fútbol cordobés llora la muerte del símbolo del hincha, "Paco" de Talleres de 102 años

Paco Cabasés, era de Talleres, pero querido por todas las hinchadas
Paco Cabasés, era de Talleres, pero querido por todas las hinchadas
Gabriela Origlia
(0)
6 de mayo de 2019  • 09:00

CÓRDOBA.- No sólo Talleres está de luto, las hinchadas de todos los clubes de Córdoba perdieron hoy a uno de sus símbolos. A los 102 años murió Francisco "Paco" Cabasés, quizá el más reconocido hincha de Talleres , murió a causa de un cuadro de neumonía este domingo a los 102 años. La cancha del club, en barrio Jardín, lleva su nombre.

Cabasés, quien además era "ciudadano Ilustre" de Córdoba, tenía apenas tres años menos que su club de toda la vida. En octubre, cuando Talleres cumplió 105 años, escribió: "Talleres es mi club, es mi casa, es el club de todos los hinchas. Su hinchada es bárbara, es única. Y por suerte pude estar de pie para verlo".

Cada partido iba a verlo y a alentarlo. Recién el miércoles último tuvo un problema de salud y hoy murió. Las redes sociales se llenaron de mensajes de dirigentes y jugadores de Talleres en especial y de todos los clubes para lamentar su fallecimiento por una neumonía.

Toda su existencia estuvo ligada al "Matador"; vivía cerca de la cancha y en su casa había una suerte de "museo" con recuerdos del club. "Paco" nació en Santa Fe en 1916 y de chico, además de trabajar, jugó al fútbol en Olimpo, en Recreativo de Laborde, en Club Atlético Pascanas y en Chañarense.

A los 16 años llegó a Córdoba y en 1935 se hizo socio de Talleres, que acababa de inaugurar su cancha en Barrio Jardín. Su carnet de socio tenía el número 1, fue el primero en sumarse después de la quiebra de la institución. En 1948 empezó a trabajar como canchero; también fue jugador, dirigente e intendente del club hasta después de cumplir 90 años.

En 2012, cuando Talleres jugaba con Santamarina de Tandil y perdía 2 a 1 empezaron los silbidos. Faltaban unos 15 minutos para terminar el partido y don Cabasés entró a la cancha con su tradicional camisa blanca y moñito para pedirles a los hinchas que dejaran de insultar. Empezó a "dirigir" a la hinchada con su bastón para que alentara. La respuesta fue un masivo "Paco, Paco".

Otra de las anécdotas que siempre se relata entre los hinchas de Talleres, es que a "Paco" se le reclamaba no haber apagado las luces del estadio en la final del club contra Independiente en enero de 1978; el equipo dirigido por José Omar Pastoriza empezó ganando pero después quedó 2 a 1 abajo y, al final, empató.

En 2010, hizo junto al periodista Javier Flores el libro "Lo que yo viví en Talleres". Allí contó: "El monumento al hincha de Talleres es lo que yo quiero hacer. Son ellos los que van a sacar al club adelante. Ellos demuestran la unidad que debe tener todo Talleres". Hoy lo despiden en la cancha del que fuera su gran amor.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.